Gente de Cole

Gerardo Roldán, piloto de la Asociación Argentina de Automóviles Sport

Álvarez Thomas y Forest. Un Fiat 128 estacionado en la puerta de un taller llama la atención. Impecable, de color rojo, está ploteado con varias publicidades de la zona, como Anilinas Colibrí, La Mezzetta y GFC, el negocio en el cual está estacionado. Según se deduce, todo indicaría que se trata de un auto de competición. Una breve consulta en el interior del local sirve para confirmarlo. Es que Gerardo Roldán, uno de los propietarios de este taller de mecánica integral -sus socios son Damián Gálvez y Oscar Marotta- también es dueño del vistoso Fiat 128 detenido a pocos metros de las denominadas “8 esquinas”, donde coinciden Villa Ortúzar, Colegiales y Chacarita.

Gerardo, enseguida, se larga a explicar los detalles: “El coche es de 1976. Soy uno de los dueños, junto con Adrián Albarenga y Gerardo Gazzano. Competimos en la AAAS, Asociación Argentina de Automóviles Sport. La AAAS organiza campeonatos que se corren en el Autódromo Autódromo Óscar y Juan Gálvez. Nosotros participamos en la categoría Le Mans, que incluye a marcas y modelos que han intervenido en carreras de Turismo, ya sea TC o TC 2000”.

Gerardo nació en 1970. Su infancia transcurrió en Villa Martelli, provincia de Buenos. Actualmente vive en Hudson, al sur del conurbano bonaerense. Su vínculo con el barrio, no obstante, es muy fluido, ya que hace cerca de 20 años, recorre cotidianamente el trayecto hasta las “8 esquinas” para trabajar en el negocio donde, entre otras cosas, se realiza alineación y balanceo y venta de neumáticos.

Dentro del taller, otro vehículo muy llamativo luce en un costado. Es un antiguo Chevrolet de color naranja. Brillante e impecable en su carrocería, a diferencia del Fiat, no lleva publicidades en ninguna de sus partes. “No, este no es de competición, lo usamos poco, para pasear, nada más”, confirma Roldán, quien justamente, días atrás, acaba de darle una entrevista a El Garage. La nota para el histórico programa de TV especializado en automovilismo, estaba basada en la participación del Fiat 128 en las carreras de la AAAS. En relación a este tema, cuenta Gerardo: “Con Adrián Albarenga y Gerardo Gazzano conformamos un equipo. La Asociación organiza un campeonato anual y aparte hay competencias especiales. Todas, en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez. Por ejemplo, en marzo, corrimos ‘Las 24 horas’. Salimos en el decimocuarto puesto, entre aproximadamente 80 participantes. En el campeonato anual vamos sextos. Ahí los que intervienen son alrededor de 50”.

Como sucede en tantas disciplinas deportivas, la sponsorización resulta muy útil para afrontar costos que suelen ser altos. En este caso, la actividad no es profesional y es frecuente que los pilotos, aporten recursos de sus propios bolsillos para correr. En consecuencia, Gerardo se muestra muy agradecido hacia aquellos que, como Colibrí, La Mezzetta o GFC (por citar las tres firmas de nuestra zona) colaboran con el equipo de competición. “La ayuda que nos dan los vecinos se valora mucho, para nosotros es muy importante”, enfatiza, en el cierre de la nota.

Sus compañeros del taller, presentes -aunque a cierta distancia- en el reportaje, sonrién amigablemente, tal vez algo sorprendidos por lo requerido que Gerardo está últimamente por la prensa. Luego, todos se reúnen y posan para la foto, con el magnífico Chevrolet anaranjado como mudo testigo, en el fondo.

Fotos: arriba y abajo, Gerardo Roldán junto al Fiat 128 de carrera. En el medio, Gerardo y su compañeros del taller donde se hizo la entrevista.

Deja un comentario