Actualidad

Clausurado y sin fecha de apertura

En Ciudad de la Paz entre Dorrego y Concepción Arenal, la calle se eleva por sobre las vías del Ferrocarril Mitre, transformándose en un puente con mucha historia. Hace poco más de cien años fue inaugurado para uso de los tranvías. Cuando estos dejaron de circular, allá por la década del 60, se pensó en desmantelarlo, pero prevaleció la idea de convertirlo en vehicular y peatonal. La intención de llevar esto a la práctica se concretó y la vieja estructura, hasta hace poco más de un año, seguía siendo una opción muy elegida por numerosos automovilistas para ir y venir de Colegiales hacia Palermo, barrio en el que se encuentra el puente.

Sin embargo, el 22 de diciembre se produjo su clausura y no volvió a ser habilitado. Peor aún, no hay señales de que su apertura se concrete en el corto plazo, ya que en principio se determinó su inhabilitación para efectuar obras, pero las mismas no solo que no comenzaron, sino que –hasta el cierre de esta nota- no se había establecido fecha de inicio de los trabajos. ¿Las razones? Una falta de entendimiento entre funcionarios de Ciudad y Nación (el tendido ferroviario pertenece a esta jurisdicción), que ahora, en esta nueva etapa, tendría posibilidades de quedar zanjada, aunque el panorama sigue siendo incierto. Hasta el momento, el GCBA nunca recibió el visto bueno del Estado nacional para encarar las obras.

Unos y otros

Días después de que se cumpliera un año de la clausura, el diario La Nación recogió opiniones vinculadas a una y otra jurisdicción. “Distintas fuentes porteñas ligadas al proyecto admitieron que fue muy complejo conseguir las habilitaciones, ya que por razones de seguridad, para avanzar con la obra se debe interferir en la parrilla ferroviaria, lo que podría provocar problemas en la frecuencia del tren Mitre. Sin embargo, desde la Ciudad ya se establecieron vínculos con las nuevas autoridades de la empresa ferroviaria y de la CNRT. Los responsables de la intervención confían en que se puede destrabar pronto”, publicó lanacion.com.ar.

En el mismo artículo, dice que tras la consulta del medio periodístico, desde la CNRT sostuvieron que se encuentran a la espera de “recibir nuevamente el proyecto ejecutivo con algunas correcciones que se habían solicitado”.

Antes del cierre

En función del deterioro que el puente había sufrido en los últimos tiempos, se limitó la altura máxima a 2,10, para evitar que vehículos muy pesados lo atravesaran. Esta medida tomada con el objetivo de desacelerar el daño, causó complicaciones generadas a partir de que algunos conductores trataban de cruzar de todos modos y los vehículos que conducían, quedaban trabados en su parte superior. Finalmente, el deterioro tampoco se logró detener y llegó el cierre que aún perdura.

Por último, cabe agregar, que para la gente de a pie, el paso nunca estuvo vedado.

Foto: una vista panorámica del puente, antes de su clausura.

Deja un comentario