Barrio Mío

¿Salimos por el barrio?

Hoy: El Torreón.

Previamente al desarrollo de la nota, cabe hacer una aclaración: tal como indica el título, salimos por el barrio, pero recalamos en un punto gastronómico ubicado fuera de él. Sí, porque El Torreón se encuentra en la esquina de Freire y Echeverría, unas seis cuadras más allá del límite que separa Colegiales con Belgrano, aunque ambos barrios están dentro de la Comuna 13.

La licencia que nos tomamos para acudir a este sitio tiene por fundamento una experiencia rica en visitas al lugar. Las tres patas sobre las cuales debe apoyarse un restaurante (buena comida, buena atención y buen precio) se han cumplido siempre que nos dimos una vuelta por El Torreón, que en esta nueva oportunidad, ratificó su historial favorable a través de platos abundantes y sabrosos. ¿Los comensales? Cuatro. ¿La elección del menú? Una milanesa, una hamburguesa con queso chedar  (ambos con guarnición de papas fritas) y una tortilla de papa y cebolla.

En general, todo fue compartido entre los cuatro integrantes del grupo familiar. En este punto de la reseña vale hacer una crítica, que no es hacia el restaurante, sino hacia nosotros mismos  (o sea, una autocrítica). Después de realizar el pedido nos dimos cuenta de la sobreabundancia de papas en el menú. En vez de que una de las guarniciones saliera con fritas, lo más atinado hubiera sido una ensalada… Pero ya era tarde. De todos modos, mucho disfrutamos de la cena, un domingo casi primaveral de septiembre. Y hasta sobró media tortilla, que amablemente, el mozo nos envolvió para llevar.

Más allá de lo que respecta estrictamente a lo solicitado este día, es preciso destacar la variedad en el menú. En anteriores ocasiones, por ejemplo, hemos pedido pizza. Y si bien esto no es una pizzería, nunca nos fuimos defraudados. El salón, espacioso, también juega un papel importante. Apenas uno ingresa, a la derecha, se ve una zona de postres y confituras. Hacia el centro y hacia la izquierda –sector que posee un ventanal que da a la calle Freire- se encuentran las mesas. Por ser domingo quizás, el restaurante no estaba tan concurrido, aunque sí había varios comensales.

En el primer piso también hay un amplio sector, que cuenta con pelotero y balcón a la calle. En la vereda suele haber más mesas, pero por la hora, seguramente, la única opción en el momento de nuestra visita, era bajo techo. La ubicación que escogimos fue la acostumbrada: planta baja, al fondo a la izquierda, junto al ventanal de Freire. Muy cerca, además, de un televisor que emitía un partido de fútbol en vivo del campeonato local.

Su amplitud horaria lo convierte también en una posibilidad a tener en cuenta en desayunos, almuerzos y meriendas. Incluso, posee un salón de fiestas en el segundo piso. El Torreón cumplió medio siglo de vida este año. Está muy cerca de la Plaza Castelli y de la estación Belgrano R del Ferrocarril Mitre. Si se cruza Echeverría se llega a la plaza, y si se cruza Freire, se accede a la estación. Los trenes, pasan con frecuencia y su inconfundible sonido resulta una grata compañía para aquellos que gustan del panorama ferroviario. Además, el paso a nivel y la barrera se divisan con facilidad desde el interior del salón.

Fotos: Colegiales INFO y  -principal- guialocal.com.ar.

Deja un comentario