Barrio Mío

Y la Rayuela sigue allí…

“Sí, me mudo. Tengo la casa, el taller y la Rayuela en venta. Queremos irnos a la provincia, más alejados, y sin colectivos ni semáforos. Queremos más verde, más pájaros, estar más tranquilos. Es tiempo de un cambio, de despegar. Fueron muchos años…”

Mediante estas palabras de Virginia Bellati, se cerraba la nota que en marzo de este año, este medio le hizo a la creadora de la Rayuela pintada en la vereda de Freire al 400, casi esquina  Maure. En el frente de su casa –ubicada a centímetros del cuadriculado divertimento- había un cartel inmobiliario de venta y Virginia confirmaba que, después de tantos en el barrio, su idea era la de mudarse. Meses más tarde, el cartel ya no está. A esto hay que añadirle el comentario de algunos vecinos, quienes indicaron que,  efectivamente, la autora de esta histórica Rayuela ya no vive más en el barrio. Sin embargo, el pintoresco juego donde una inmensa cantidad de gente de todas las edades se ha animado a saltar en su travesía por Freire, sigue allí… Tal vez, los nuevos dueños de la vivienda, conscientes de lo que representa la Rayuela para el barrio y por respeto hacia su autora, no tuvieron ninguna intención de eliminarla, identificados con la buena onda que genera entre quienes pasan por este lugar.

“Hay chicos que vienen casi todos los sábados a saltar. A veces, de noche siento que saltan y juegan los adolescentes. Siento risas y eso me pone feliz. Esa es la razón de haber pintado la Rayuela: para que niños y grandes, por un ratito, estén felices y contentos. Este juego le pertenece a generaciones y generaciones”. En aquella nota, Virginia había dicho esto… Por más que ya no viva en Colegiales, así como su creación continúa vigente, quizás ella también esté feliz, imaginando a la distancia, los saltitos que chicos y grandes, siguen dando al verla.

Deja un comentario