Barrio Mío

Recorro tus calles, Colegiales

Hoy: Virrey Olaguer y Feliú.

Julio ha superado su primera mitad y en este soleado martes, también ha sido ya superado el mediodía. Son cerca de las tres de la tarde y sobre Virrey Olaguer y Feliú la quietud se estaciona sobre la calzada adoquinada. Es escaso el tránsito vehicular que se ve por esta arteria, entre Conde y Freire. Un taxi aminora su marcha y un peatón consulta a su conductor para subirse, pero si el taxista se detuvo, ha sido porque guardará el auto en un garaje de la cuadra. A pocos metros, de mano derecha, un cartel indica que se vende una cochera cubierta. Un coche con dos ocupantes se arrima al cordón: se trata de un auto-escuela, que tiene una inscripción con la frase: “Mantenga distancia”. Una chica arroja basura a un contenedor, mientras una mujer camina rumbo a Conde y otra señora, unos veinte metros más atrás, se dirige hacia la misma calle, con su teléfono en el oído. Un repartidor pasa con su bicicleta por la vereda, trasladando a sus espaldas la voluminosa caja térmica.

El escaso tránsito de Olaguer contrasta con Freire, la concurrida calle con la cual se encuentra, después de Conde. Una camioneta estacionada como para ingresar al garaje de una casa, carece de ocupantes, en tanto la puerta del citado garaje permanece cerrada. Enfrente, desde una fachada se exhibe una bandera argentina de reducidas dimensiones. Hay un par de torres en esta cuadra. De uno de ellos, sale una mujer con un perro, al que le dice: “Vamos a hacer pis”. También se ve un edificio en construcción, con varias bolsas de material, que se han acumulado cerca del cordón. Dos palomas, aprovechando la serenidad de la tarde, cruzan la calzada plácidamente, en la intersección con Zapiola.

Después de Zapiola, se ve a un encargado limpiar con un trapo el hall. Enfrente, una dama observa su teléfono. Aquí también hay palomas que se pasean, en esta ocasión, son tres y van por la vereda. En una casa que parece bastante antigua, un cartel anuncia que allí ofrece sus servicios un jardinero. Un automóvil estacionado del lado derecho (mano del tránsito) da la impresión de estar en estado de abandono.

Entre Conesa y Crámer, Olaguer se transforma en una de las cuadras más cortas del barrio. En esos pocos metros, hay, por ejemplo, una garita de vigilancia. Además, un cantero que colapsó por las voluminosas raíces del árbol aloja y una moto resguardada por una funda transparente.  Una mujer embarazada y que se dirige rumbo a Crámer también posa su mirada en el celular. Un afiche promociona clases de computación para adultos. Al fondo, pasando Crámer, un tren atraviesa lentamente el playón ferroviario del Mitre.

FICHA TÉCNICA:

Junto con el pasaje Corregidores y Delgado, esta es una de las tres calles que atraviesan exclusivamente el barrio de Colegiales. Nace en la Avenida Cabildo y luego de recorrer 11 cuadras (hay que restarle los aproximadamente cien metros que “pierde” por el playón ferroviario) culmina en la triple esquina con la Avenida Elcano y Delgado.

EL MOTIVO DEL NOMBRE:

Antonio Olaguer y Feliú (1742-¿1810?), un militar español; virrey del Río de la Plata de 1797 a 1799.

Deja un comentario