Barrio Mío

Una casona de Conde al 1500…

Que el barrio está cambiado, quién puede dudarlo. Pero, si cambió con respecto a lo que era la década pasada, ¿qué se podría decir si se comparara al Colegiales actual con el de hace aproximadamente cien años? Esta introducción, sirve para presentar la foto que, amablemente, acercó a este medio Silvia Tessitore. La dueña de Megaoptic (Federico Lacroze entre Delgado y Enrique Martínez) realizó este breve comentario: “La casona donde vivía mi abuela”. Estas seis palabras se convertirían en el disparador de una nota más extensa, con la antigua vivienda de Conde 1579 (entre Avenida de los Incas y Elcano) como principal protagonista de estas líneas.

La imagen había sido subida a la cuenta de Facebook de Marcia Hashiba (presidenta de la Asociación Civil Colegiales) en 2017. Y allí, también se puede apreciar un comentario de Silvia, que dice: “La casa de mi abuu!!”, y dos corazones reflejando su sentimiento. Ahora, la propia Silvia era quien, enviándonos el enlace a aquella publicación, volvía a meternos en tema.

En la foto en blanco y negro, se logra apreciar una casa de dos plantas, con un piso superior techado, más chico que la planta baja, probablemente, compartiendo el espacio con una terraza que da a la calle Conde. Grandes ventanales arriba y abajo le suman cualidades a la casona, que a su izquierda posee una importante arboleda y a su derecha, algunas plantaciones menos voluminosas. A unos metros de la puerta de entrada, se distingue claramente un automóvil de época –estacionado en dirección contraria a lo que marca el sentido del tránsito actual-, característica que hace aún más pintoresca la vieja fotografía. En primer plano, hay una especie de cantero circular, lo cual lleva a creer que la imagen pudo haber sido captada desde Avenida de los Incas, ya que en esta arteria, persiste el boulevard central que la acompaña, seguramente, desde su apertura (De los Incas recibió su nomenclatura mediante una Ordenanza de 1904, mientras el nombre Conde, data del 27 de noviembre de 1893).

En esta cuadra, en la actualidad, se agrupan unas cuantas viviendas, de mucho menor tamaño en relación al espacio que parece ocupar la casona de la foto. No obstante, en este sector de Colegiales, quizás por el empedrado y porque la cuadra no se ha llenado de torres, se conserva cierto aroma a barrio que mínimamente lo conecta con aquellos tiempos.

Por cierto, cabe añadir a este artículo la opinión de Silvia Tessitore, quien aporta valiosa información a propósito de la propiedad y la historia familiar: “Mis bisabuelos maternos vinieron a la Argentina desde Estados Unidos. Mi bisabuelo, Juan Ernesto Repetto,  era adoptado. Lo crió un conde en un castillo de Cincinatti. Mucho tiempo después, se enteró de que se había convertido en el único heredero del castillo pero se perdió la herencia porque no pudo viajar a Estados Unidos y un abogado que pusieron para que resolviera la situación tampoco pudo solucionar nada”.

Con respecto a lo ocurrido en Colegiales, detalló: “El matrimonio se mudó a esa casa allá por 1890, porque mi bisabuela Asunción, comenzó a trabajar como ama de llaves. Su esposo, a su vez, fabricaba cajas de cartón. Allí, en 1916, nació mi abuela, y también dos de sus hermanos. Sus dueños eran los Moretta.  Me contaron que tenían palomares, árboles frutales y un terreno con cancha de tenis, donde solían jugar con sus vecinos, los Durán. Después, cuando los hijos de mis bisabuelos crecieron, armaron sus propias familias. Mi abuela se mudó a la zona de Ramos Mejía, donde yo también vivo. Pero por esas cosas de la vida, terminé regresando a Colegiales, el barrio en el cual instalé la óptica. La foto original de la casa de Conde está en un cuadrito que tiene mi tía”, relató Silvia, muy contenta por haber podido difundir su hallazgo.

Deja un comentario