Barrio Mío

Recorro tus calles, Colegiales

Hoy: Delgado.

El domingo fresco y soleado de fines de mayo, constituye una linda invitación para comer afuera. Así lo entienden los clientes que completan las instalaciones de Mirando, el espacio gastronómico de Delgado y Virrey Arredondo, que, como indica la tendencia, también posee mesas y sillas en un sector ganado a la calzada. Enfrente y en diagonal, el local en el cual durante muchos años estuvo la panadería/restaurante La Prometida –cerrado durante la pandemia- permanece sin actividad.

Hay mucho movimiento en la cuadra de la Plaza San Miguel de Garicoits (entre Arredondo y Virrey Loreto). El griterío que proviene del sector infantil se expande… En la vereda, un chico anda en bicicleta, una mujer le saca fotos a una nena de unos dos añitos, una pareja llega junto a un nene y una nena (la última, en monopatín)…

En la misma esquina, cruzando Delgado, en el campo visual surge una parrilla referencial en el barrio. Se trata de Don Hugo, que presenta el aspecto colmado que lo caracteriza en ciertos momentos de la semana e irradia un penetrante aroma a carne asada. Llama la atención lo que ocurre en este punto gastronómico de Colegiales: unos años atrás estaba rodeado de casas bajas. Hoy, a su izquierda –sobre Loreto- hay un edificio, a su derecha –sobre Delgado- está a punto de iniciarse la construcción de otro y enfrente hay otro que ya se está construyendo.

Las voces de la plaza van acallándose al cruzar Virrey Loreto. Comienza a predominar la quietud y el silencio. Una señora pasea con su perro, que lleva un abrigo rosa. Un contenedor de basura tiene pegado un folleto muy bien diseñado, a través del cual un coleccionista expresa su intención de comprar antiguas figuritas de fútbol y pide que se contacten con él. A media cuadra hay algo parecido a un viejo contenedor de basura individual, pero… ¿qué es? Un cartel lo aclara: no es un tacho de basura sino un macetero. Tiene plantas en la parte superior y mediante una inscripción, se les pide a los vecinos que no arrojen desperdicios sobre él. Otro cartel en una columna dice: “Calle vigilada, alarma vecinal integrada”.

Delgado y Zabala. Se asoma una pareja desde el balcón de un edificio que algunos años atrás, todavía no estaba. Enfrente y en diagonal, la fachada de una casa que ocupa toda la esquina ha sido tapiada. Ya aparece el código QR, lo que indicaría que en ese lugar, próximamente, habrá otra torre. En otra de las ochavas está la pastelería Les Croquants, uno de las escasas propiedades no residenciales de la zona, junto con un consultorio veterinario ubicado más adelante y la escuela secundaria Philips, que está frente al consultorio. En la puerta del colegio, flamean serenamente dos banderas argentinas que al día siguiente, serán testigos del intenso ir y venir de los estudiantes.

Pero todavía es domingo y reina la calma sobre Delgado. Tanto, que desde la calle se escuchan nítidamente las voces de una familia reunida en el interior de una vivienda, presuntamente, en la terraza. Se alcanza a visualizar un quincho y el humo de lo que, muy probablemente, sea “el asadito de los domingos”.

Entre Gregoria Pérez y Céspedes, el frente de una casa de dos plantas ha sido decorado artesanalmente con el dibujo de un mapamundi. Pintados de verde y rojo, están los contornos de cinco de los seis continentes, pues para la Antártida -que debería haber sido dibujado en un imaginario subsuelo- no hubo espacio. El mapa, lamentablemente, no sobrevivió a los a los ataques de los graffiteros.

En Delgado y Céspedes, dos nuevos representantes de la gastronomía de Colegiales -una pizzería y una cafetería- intentan seducir a vecinos de este y otros barrios.

FICHÁ TECNICA:

Esta es una de las tres calles exclusivas del barrio de Colegiales (las otras dos son Virrey Olaguer y Feliú y el pasaje Corregidores). Delgado comienza en la Avenida Jorge Newbery y llega hasta la intersección de las avenidas Forest y De los Incas, totalizando 13 cuadras.

EL MOTIVO DEL NOMBRE:

Agustín Delgado (¿1790?-1859) fue un funcionario y redactor de «El Mensajero Argentino», diputado por Mendoza en el Congreso General Constituyente de 1853. Gobernador delegado de esa provincia y presidente de la Convención Provincial Constituyente de 1854.

Deja un comentario