Barrio Mío

Recorro tus calles, Colegiales

Hoy: Virrey del Pino.

Arranca marzo. El sol del mediodía cae sobre el límite de Colegiales y Belgrano, allí donde Virrey del Pino, oficia de frontera entre ambos barrios. A simple vista, no hay grandes diferencias entre la vereda norte y la sur. Ambas promueven un importante movimiento comercial, con negocios de rubros diversos y gente circulando generosamente por esta arteria, una de las tantas que homenajean a gobernantes de la época colonial. Quizás algunos de los transúntes, sepan que la vereda de numeración par (o sur) corresponde a Colegiales, mientras la de numeración impar (o norte) forma parte de Belgrano. Es probable, sin embargo, que si se hiciera una encuesta, la mayoría diga que es Belgrano en ambos sectores y no reconozca a Colegiales en esta área de la Ciudad de Buenos Aires.

Pero sí. Por más que una fisonomía emparentada con lo belgranense quiera influir más allá de los límites oficiales, Colegiales llega hasta Virrey del Pino, entre el puente de Crámer/Elcano y la Avenida Cabildo. Son unas cinco cuadras donde altos edificios y los mencionados negocios, han adquirido un rol protagónico, donde el tránsito con dirección a Cabildo es intenso y engloba a varias líneas de colectivos: 80, 65, 168 y 44, aunque esta última, no llega hasta la citada avenida y sus unidades, en Amenábar –dos cuadras antes- giran a la izquierda.

Hay semáforos en todas las esquinas. A escasos metros del que está en Virrey del Pino y Moldes, la sucursal de una cadena de farmacias se deja ver tanto desde una como desde otra la otra arteria. Los memoriosos, a lo mejor recuerden que unos quince años atrás, ese local estaba ocupado por la sucursal de un Blockbuster, desaparecida cadena especializada en alquiler de películas en formato VHS. Símbolo de que los tiempos cambian, aquí tenemos un rubro comercial del que, habiendo sido muy fuerte en una época, hoy casi no quedan rastros.

Entre Ciudad de la Paz y Cabildo, se vislumbra otra modificación edilicia importante. Un enorme supermercado de la firma Disco, estuvo allí durante muchos años. Ya no. En su lugar, de acuerdo a lo que anuncia un cartel, se levantará una torre con pileta y demás atracciones, cuya construcción está avanzada.

Hay elementos que siguen vigentes a pesar de la caída de los almanaques. Es el caso de “Los Eucaliptus”, uno de los edificios porteños más emblemáticos, ubicado en Virrey del Pino 2446. Merced a su original formato arquitectónico, ha sido considerado por los especialistas como un ícono de Buenos Aires. Construido en 1941, allí está todavía, al fondo de un amplio terreno donde crecen los árboles que originaron su nombre. Una entrada enrejada de color blanco, separa esta especie de oasis del estruendo urbano.

La caminata a contramano del tránsito, hacia el lado del puente ferroviario, implica prolongar la recorrida por este centro comercial a cielo abierto. En Crámer, junto a la Plazoleta Portugal, la traza de Virrey del Pino se interrumpe, reapareciendo unos 150 metros más adelante, con un aspecto netamente residencial, y en un territorio que es exclusivo de Belgrano.

FICHA TÉCNICA:

Virrey del Pino nace en el barrio de Belgrano, a metros de Migueletes al 1600. Tras su cruce con Cabildo, la traza se transforma en el límite de Belgrano con Colegiales, lo que ocurre hasta su intersección con Crámer. A una breve en la zona del puente del Ferrocarril Mitre, prosigue su reanudación (luego de Zuberbuhler), en jurisdicción exclusivamente belgranense. Al atravesar Forest ingresa a Villa Ortúzar, culminando en Álvarez Thomas al 2200. Suma un total aproximado de 28 cuadras.

EL MOTIVO DEL NOMBRE:

Joaquín del Pino (1729-1804) fue virrey del Río de la Plata entre 1801 y 1804.

Deja un comentario