Gente de Cole

Rescatan plantas y pequeños árboles que los vecinos arrojan a la calle

A mediados de febrero, recibimos este correo electrónico. Quien lo remitía, nos hacía llegar esta poco frecuente aunque muy loable propuesta, destinada a los habitantes del barrio: “Hola, soy Daniel, vecino de Colegiales. Desde hace tiempo vengo encontrando plantas, árboles pequeños en maceta, o a veces sin maceta, otras veces quebrados… Yo poseo un campo en San Miguel del Monte, y después de recoger y a veces curar dichos árboles los llevo y transplanto en el campo. Me gustaría, si es posible, comunicar a los vecinos del barrio, que si deben deshacerse de una planta o árbol, por mudanza o falta de espacio, que me contacten. Yo paso a retirarlo, preservando la vida del mismo. Dejo mi celular por si es viable mi solicitud. Desde ya muchas gracias”.

Daniel Zitarosa dejó, efectivamente, un número para que se contactaran con él aquellos que requieran de su desinteresado servicio.

Su primer mensaje no fue el final del diálogo virtual. La iniciativa del vecino nos condujo a consultarlo para que, si deseaba, profundizara un poco más en su labor. De modo que en una siguiente comunicación, comentó lo que se resume a continuación:

“Estamos en Colegiales desde 2008, ahora vivimos en Teodoro García y Conesa. La idea de solicitar a los vecinos las plantas que vayan a descartar, ya sea por mudanzas u otros motivos, surgió de ver tantas plantas abandonadas al lado de los containers: a veces les quiebran el tallo, otras sacan la maceta, dejando las raíces expuestas, poniendo en peligro su vida”.

“Me he encontrado con este panorama e inmediatamente coloqué el terrón de raíces en una bolsa, agregando tierra abonada. Muchas han sobrevivido. También, desde hace un tiempo, junto con mi esposa Claudia, recogemos los brotes de árboles que nacen en la junta de los cordones de las veredas, generalmente son ejemplares de fresno americano o álamos”.

“Este barrio tiene una gran variedad de árboles, lamentablemente no son valorados. A veces los brotes pequeños reciben tratamiento de ‘yuyos’ y se los arranca y descarta como tales. Nosotros tenemos una chacra con una superficie de una hectárea, en una zona rural de San Miguel del Monte, llamada Bosque Encantado. Es un bosque de frondosa arboleda,  mayoritariamente de eucaliptus. También conviven acacio negro, alcanfor, y otras variedades”.

“Actualmente tengo en mi balcón siete fresnos, cinco álamos y dos ailantos, que rescatamos en las calles de Colegiales mientras paseamos a nuestro perro Chester. En otoño serán transplantados en el campo”.

“Esta es una pequeña síntesis de mi vida y nuestro amor por los animales y las plantas. Somos docentes de la Ciudad, Claudia de educación especial  y yo docente de escuela técnica. Ojalá se le pueda transmitir a la gente nuestro deseo de salvar especies vegetales que vayan a ser descartadas”.

Contacto para comunicarse con Daniel: 1167640650 (Whatsapp).

Deja un comentario