Actualidad

Corrientes y Dorrego: reclamo por obras inconclusas

El viernes 1 de octubre, en la Avenida Corrientes entre Dorrego y Humboldt, vecinos y organizaciones políticas y sociales, realizaron una manifestación en reclamo de la reapertura de la ex estación Chacarita (desde hace poco renombrada como Villa Crespo/Chacarita) y La Paternal.  Se efectuó un banderazo y funcionó una radio abierta, en reclamo a una situación que lleva una considerable demora, teniendo en cuenta las obras inconclusas en las mencionadas estaciones.

El 25 de septiembre se cumplieron cuatro años del día en que el ferrocarril San Martín detuvo su marcha por última vez en estas paradas, como consecuencia de la prosecución de la megaobra  que tenía por objetivo la elevación de las vías del ramal, en un importante tramo de su recorrido por la Capital Federal. Si bien el tren circula de acuerdo al objetivo proyectado, en estas dos estaciones sigue sin detenerse y el atraso ha generado el reclamo de los usuarios.

En un comunicado difundido por Dafne Strobino, de www.agendacultural15.com entre otros medios, se puntualiza: “En las estaciones La Paternal y Villa Crespo-Chacarita queda pendiente completar la construcción de escaleras y losas de andén, instalaciones (sanitarias, eléctricas de iluminación, de incendio, de calefacción), mobiliario urbano, provisión de cubiertas, y puesta en servicio y habilitación de ascensores y escaleras mecánicas. Además, falta terminar reparaciones de muros, ejecución de descargas pluviales, colocación de paneles acústicos, reparaciones de vigas, columnas y dinteles, y demolición de estructuras provisorias relacionadas con la posterior desmovilización de obra que comenzó en junio de 2017”.

En dicho comunicado se añadieron otras explicaciones que pintan el panorama actual. A continuación, un resumen: 

Todo comenzó durante el gobierno de Mauricio Macri cuando Nación traspasó las obras de los viaductos de los trenes Mitre y San Martín a la Ciudad. La elevación de las vías fue, junto al Paseo del Bajo, una parte central de la campaña electoral de 2019.

El Viaducto San Martín se inauguró con bombos y platillos el 10 de julio de 2019 durante la campaña para las PASO. Sin embargo, la postal que se ve ahora son calles cortadas, obradores abandonados, carteles que anuncian la obra, estructuras de grúas, escombros y basura. Lo que sucedió fue que la Ciudad tomó la polémica decisión de suspender los trabajos.

La UTE Green-Rottio, que tenía a cargo la obra, comenzó con problemas financieros a pesar de los pagos puntuales que realizaba el gobierno de Rodríguez Larreta. El concurso preventivo no tardó en llegar dejando una deuda de más de $400 millones (a septiembre 2019), perjudicando a 50 PyMEs que Green-Rottio subcontrataba para la realización de las obras.

Al comienzo de las obras el Gobierno porteño contrató colectivos para que los pasajeros puedan hacer el tramo que les faltaba, partía de Villa del Parque y llegaban hasta Palermo, pero, tras la ficticia inauguración, este servicio se dio de baja.

En 2020, desde el Gobierno de la Ciudad aseguraron que “no se considera prioritario terminar las obras de las estaciones Villa Crespo y La Paternal”. La excusa esta vez fue por la quita del 1.8 de la Coparticipación Federal y por la pandemia de Covid-19.

Lo cierto es que mucho antes de la pandemia de coronavirus las obras estaban abandonadas. Y ante este abandono, el Gobierno de la Ciudad decidió este año que le devolvería las obras al Estado nacional para que termine lo que Rodríguez Larreta no pudo. «Más allá de lo que corresponda la gente necesita usar esas estaciones y nuestra prioridad es que se termine, por eso estamos evaluando qué hacer», dijeron desde Nación.

La Ciudad no quiere el dinero para terminar las obras, sino que directamente la Nación se haga cargo de licitarlas, un proceso que puede llevar varios meses. Desde el Ministerio de Transporte que conduce Alexis Guerrera explicaron que estuvieron evaluando el estado de las obras en Villa Crespo y La Paternal y se encontraron que están en estado de abandono, algo que se repite en otras paradas del ferrocarril San Martín.

Deja un comentario