Gente de Cole

Voces de mi Comuna

QUÉ SE SIENTE AL CAMINAR POR TUS CALLES

Qué se siente al caminar por tus calles, Buenos Aires, al bailar en ronda y con un bailarín. No importa qué danza, después girar en el aire como una paloma, dar tu vida por una flor atada a tu cuerpo y en el pelo. Qué sentí cuándo un jugador con picardía y talento hace un gol, yo perseguí un ideal, el de ser primera como vos, así esperanzada, viví el primer mundial que se jugó aquí. Algunos no te admiran, ¿por qué será? Problema de ellos, yo sí creí en vos, Diego.

Recuerdo mi infancia con mis hermanos, papá nos había adelantado a Elisabet y a mí en la escuela. ya que él nos enseñó las primeras letras con gran dedicación, así fue que comencé la primaria desde segundo grado, salteando primero inferior y primero superior.

Me destacaba en letras pero en manualidades fui un cero al as. Recién en mi adolescencia, mi mamá me enseñó a bordar con una tela de cañamazo, a tejer con lana como lo hacia mi querida abuela. Así fue como empecé el colegio secundario, a los 11 años, en el Comercial 7 de Monroe y Conesa. Me interesaba mucho Instrucción Cívica, pues yo ya soñaba con ser abogada, también disfrutaba las clases de Educación Física, especialmente cuando jugábamos al voley y pelota al cesto.

Elisabet, hermana mía, te quiero porque eres buena como el pan de cada día, a pesar de que a veces protestas me ayudas mucho. Tu boca es una granada, tus ojos negros son hermosos y tus manos son como pétalos de rosas.

Tu nombre es Alba y tu rostro es como la claridad del día, tienes pureza en tu cara y una inteligencia innata. Tú, mi dulce maestra, hablas de filosofía, de letras, de historia, y tu coraje es el de los patriotas. Hoy las lágrimas ruedan sobre mis mejillas, el rubor las empaña y me convulsiona la pena del insulto que me proferiste y que tuve que acallar a solas, y sentí mucha bronca y dolor por el agravio infundado y el grito desesperado que ahogue en mi mente, pero pensé que debía perdonarte, porque Dios así lo hace.

Raquel Seltzer

Deja un comentario