Gente de Cole

Voces de mi Comuna

DOS HECHOS ME MARCARON

En junio dos hechos me marcaron: el 6 cumplía años mi querida suegra, el mismo día que yo pero un mes después. También es el Día del Padre, y siempre me referí a mi madre y no a él. Hoy te vuelvo a ver, papá, con tus conocimientos universales, tu amor por el arte, te veo con tus pijamas en invierno, dándome por legado el consejo de cómo defenderme. Amabas a tus mascotas, la música clásica, la psicología, la justicia… Te perdí muy joven, y con el tiempo te comprendí mejor.

Mi deseo, ahora, es que mis palabras lleguen al corazón de las personas, tales como para mi el talento de Alfonsina Storni, Gabriela Mistral o Juana de Ibarbouru, salvando las distancias, humildemente, rescato el increíble encanto de sus poemas. Cómo hacen sentir un agudo temblor en el cuerpo que se estremece de admiración y amor, no solo por su contenido, sino también por identificarme y ser mujer. El alma se alimenta de ellos y son delicias para degustar, es penetrar en su letra y en su contenido y dejar sentir su perfume, eleva el alma al cielo junto a los ángeles y cae como un rayo.

¿Cuándo llegará la bonita primavera, la más linda de las cuatro estaciones? Será un amor no correspondido, será que recién abren sus pimpollos las flores o que los brotes de capullos no están del todo abiertos en flor, será que todavía hay amores imposibles, será que aparece el sol por fin.

Los milagros existen, los pequeños milagros, solo basta caminar para encontrarlos allí, al alcance de tu mano. Aferrate a tu fe, gira como un trompo y con el transcurso de los días lo que parecía imposible, no lo es. Sueña con hadas y princesas, pero no estés desesperada, que la vida siempre da revancha. Si hubo guerra, por momentos hay tregua, y algún día desplegaremos nuestra bandera junto a un gran pañuelo blanco de paz. Si te amas un poco todo se vuelve mas hermoso, ves el mundo color rosa, disfrutas de la vida, de la esperanza, sueña y persevera aunque te tropieces, quizás veas los dos lados de una misma moneda.

Raquel Seltzer

Deja un comentario