Deportes

Comuna 13: “millonarios” por un día

Para leer la nota anterior:

Comuna 13: “millonarios” por un día

Cochella, Carlos María:

Graves problemas económicos e institucionales estallaron para River en 1983. En la primera parte del año se disputó el Torneo Nacional y a continuación, el Metropolitano (aunque ese ya no era su nombre oficial sino Campeonato de Primera División). En el transcurso de este último, el plantel profesional –que entre muchos otros cracks tenía a Ubaldo Fillol y Enzo Francescoli- se declaró en huelga. Los futbolistas titulares habían actuado por algunas fechas en el comienzo del certamen, pero unas semanas después, su cese de actividades finalmente se concretó.

Frente a Unión y en condición de local, en reemplazo de los profesionales, River presentó una alineación de emergencia con un técnico de las inferiores, Martín Pando, quien para que vistieran la casaca de la banda roja escogió a un grupo de debutantes surgido de las divisiones menores, en especial, de cuarta y quinta división. Así, los que entraron a la cancha con Unión (que venció 3 a 0) hicieron su estreno absoluto en la división superior. En ese cotejo Cochella fue suplente. En el segundo partido de los juveniles (13 de julio de 1983), los Millonarios visitaron a Platense. Allí el arquero Carlos María Cochella, empezó como suplente, pero más tarde ingresó por el titular, Adrián Rodríguez, quien se lesionó sobre los 23 minutos del segundo tiempo.

Pese a sus contrariedades, River ganó 2 a 1, con este equipo: Adrián Rodríguez (Carlos Cochella); Ricardo Vélez, Roberto Diéguez, Carlos Karabín y Guillermo Nicosia; Héctor Vittor, Néstor Gorosito y Claudio Gavazzi; Sergio Mercado, Sandro Andreadi y Fabio Nigro. Los goles fueron señalados por Gavazzi y Mercado.

Varios de estos muchachos, continuaron actuando durante los siete cotejos en que River fue representado por formaciones de emergencia (algunos como Gorosito y Troglio –que ante Platense integró el banco de suplentes- incluso hicieron grandes carreras). Para otros, su debut fue además su despedida. Uno de ellos, Cochella, regresó al banco luego de su primer y último partido oficial. Su trayectoria, proseguiría más adelante en el ascenso, sobre todo en Nueva Chicago, donde protagonizó una extensa campaña.

De la Torre, Jorge Carlos:

Su único partido fue en la decimoquinta fecha del Metropolitano de 1980, torneo en el que el equipo que dirigía Ángel Amadeo Labruna salió campeón (sacó 51 puntos en 36 partidos). De la Torre fue incluido como suplente e ingresó por Oscar Alberto Ortiz, a falta de cinco minutos para finalizar el encuentro. River, que derrotó 3 a 1 a Tigre, formó con: Fillol: Comelles, Pavoni, Giúdice y Jorge Romero (Azzolini); Omar Labruna, De los Santos y Tapia; Vieta, Gordon y Ortiz (De la Torre). Ese breve lapso en cancha, le basta para, desde lo estadístico, ser considerado parte del plantel campeón del campeonato de 1980.

El equipo se hallaba en plena participación de la Copa Libertadores, por eso, en cancha de Vélez (Tigre hizo de local), el técnico incluyó una formación alternativa. Esa tarde también debutó Tapia, autor de uno de los goles (el segundo, convertido a los 34’ del primer tiempo). Gordon abrió la cuenta a los 31’ del PT y Mántaras (en contra) marcó el 3-0 a los 8’ del segundo período. Dos minutos más tarde, descontó Ros, para el equipo que descendería al cabo de este certamen.

Como dato anecdótico, vale mencionar que por un error cometido por un famoso semanario deportivo -ya desaparecido- en la síntesis del partido no figuró De la Torre, sino Rubén Larroca, otro futbolista de River de aquella época, que nunca debutó en la primera del club. Como consecuencia de esta equivocación del medio gráfico, durante mucho tiempo se creyó que quien ingresó como refresco por Oscar Ortiz, no fue el hombre que, efectivamente, sí lo había hecho.

Al año siguiente, actuó en el fútbol mendocino, para Andes Talleres.

Deja un comentario