Gente de Cole

Voces de mi Comuna

Hoy vi tu sonrisa

Hoy vi tu sonrisa junto a tu hijo, era plácida, amorosa, de felicidad plena, de ternura como la mía cuando crié al mío. Tu, con tu cabello largo y tu retoño en tus brazos, amarrándolo junto a tu cuerpo.

Hoy comenzó el invierno y en el aire se respira el olor a menta y el perfume de los aromos que invita a la dicha de vivir, de compartir un brindis y de escuchar buena música.

Día de sol, calor das a mi alma, estoy sola pero acompañada de mis recuerdos y de mis amigos de toda la vida, así me siento viva, con paz interior, a pesar del encono florezco a la mañana y me deshojo a la noche.

Ruth, cómo te quiero, cómo te quise. Tú, con tu pelo sedoso, tus torneadas piernas blancas, tus ojos negros, tu cálida voz que me consolaba, fuiste mi madre y la de mi hijo. Me escuchabas todas las mañanas con tus buenos días en tu particular castellano. Me ayuda mucho recordarte ahora que te tengo en mi corazón y no te veo.

Vi tus lámparas, eran de papel rojo con flecos y cuadrangulares colgando del techo en esa confitería china. Las mozas eran serviciales y en las paredes había tapices rojos y un cuadro con gráficos orientales.

Marga, te veo clara ahora, tú con tus cuarenta años y yo con los míos compartíamos nuestras vidas en el viejo bar de Córdoba y Pueyrredón. Eras médica y estudiabas psiquiatría con enorme tesón. Tú, con tu cutis blanco, tu cabello negro y los lentes que ocultaban tus bellos ojos pardos, fuiste una amiga genial, el destino nos unió y nos separó.

Raquel Seltzer

Deja un comentario