Gente de Cole

«Le agradezco a Dios por lo poco y por lo mucho»

En Federico Lacroze entre Ramón Freire y Conde (mucho más cerca de la esquina con Freire, frente al supermercado de firma francesa) se encuentra una de las tantas paradas de diarios del barrio. Atendida hace aproximadamente veinte años por Marcelo Cavallaro, tuvo antes, otro histórico dueño, llamado Roberto Gallardo y apodado Beto. “Yo comencé a raíz de que se había hecho cargo de la parada el sobrino de Beto, y no era lo que le gustaba”, recuerda Marcelo, a propósito de sus inicios en el lugar. De esta manera completa su evocación: “Yo estaba en el kiosco de diarios de Lacroze entre Conesa y Crámer, ahí trabajé siete años hasta que Sebastián –el sobrino de Beto- me vino a ofrecer el negocio. Así empecé”.

En relación a la actualidad laboral indica que es evidente la disminución de las ventas tradicionales, pero que intenta encontrar sustitutos: “El trabajo no es como era antes, bajó notablemente, pero me defiendo con la salida de coleccionables y publicaciones, el Internet también se llevó una parte de las ventas. Me defiendo como todos, estando al tanto de la salida de las publicaciones, agendando a los clientes y mandándoles mensajes para avisarles sobre la salida de las cosas que buscan”.

Ante la pregunta de qué es lo que más se está vendiendo, responde: “Se vende un poco de todo, hay que estar…” A continuación se refiere a su horario y a las ventajas y desventajas de ser el dueño de una parada de diarios: “Yo vivo en Munro. Llego al kiosco a las cuatro de la mañana y estoy hasta la una de la tarde. Por ahora no trabajo de otra cosa. Lo bueno es que llego temprano a casa y no tengo quién me mande, trabajo a mi modo. Lo que más se sufre es el clima, si hace frío o si hay lluvia o viento, y la crisis monetaria de la gente”.

A modo de cierre, Marcelo elige una mirada llena de gratitud: “Por lo demás, le agradezco a Dios por lo poco y por lo mucho, y por mantenerme firme en esto, luchando día a día. Y a los que me conocen les mando abrazo gigante y los espero en la parada”.

Deja un comentario