Barrio Mío

¿Sabías qué…?

La calle más “nueva” de Colegiales, a considerar por su nomenclatura, es Ciudad de la Paz. A la arteria se le dio este nombre en 1942, ya que antes se llamaba General Paz y esta nomenclatura se trasladó a la avenida que separa la Ciudad de la Provincia de Buenos Aires.

Más allá de esta modificación dada por una pequeña variación, la más antigua sería Santos Dumont, que se llama así desde 1935. Anteriormente se había denominado Dorrego Tercera y luego, Leones. En 1932, el brasileño Alberto Santos Dumont –precursor de la aviación- falleció a los 59 años, recibiendo múltiples homenajes, especialmente en su país.

En relación a la nomenclatura, un grupo de 23 calles son las más antiguas del barrio, en función de haber recibido su actual denominación en 1893. Se trata de Aguilar, Álvarez Thomas, Amenábar, Virrey Arredondo, Virrey Avilés, Cabildo, Céspedes, Conde, Conesa, Crámer, Virrey Del Pino, Elcano, Forest, Freire, Virrey Loreto, Martínez, Moldes, Virrey Olaguer y Feliú, Palpa, Superí, Vidal, Zabala y Zapiola.

Sin relación con la nomenclatura, los tramos callejeros más jóvenes, corresponden, a la apertura de calles posterior a la erradicación de la Villa de Colegiales, que tuvo lugar en 1978. En función de ello, se produjo la prolongación, por ejemplo, de Conde y Freire, aproximadamente desde Benjamín Matienzo/Jorge Newbery, hasta la Avenida Dorrego. Aunque el tramo más nuevo de todos, se abriría recién a mediados de la década del Noventa, cuando se construyó Plaza Mafalda y prolongó hasta Dorrego a una de sus arterias laterales, Enrique Martínez.

La calle Conesa comienza en la Avenida Dorrego y se corta en Virrey Avilés, unas catorce cuadras después de su nacimiento. Sin embargo, continúa más de cuatrocientos metros más adelante y en otro barrio (Belgrano), luego de lo cual también atraviesa Núñez y Saavedra, para finalizar su extenso trayecto en la Avenida General Paz.

Algo similar ocurre con Gral. Enrique Martínez. Se inicia en Dorrego y aproximadamente catorce cuadras después se interrumpe en Avenida de los Incas. Pero no termina aquí su recorrido sino que a más de cuatrocientos metros de su interrupción, prosigue su camino en territorio belgranense. Sólo seis cuadras más adelante, en Blanco Encalada y contra las vías del Ferrocarril Mitre, se produce el fin de su trayecto.

Casi todo el recorrido colegialense de Crámer tiene numeración exclusivamente impar, ya que la vereda de enfrente está ocupada por los terrenos ferroviarios. La excepción es una única y solitaria cuadra: Crámer entre Virrey Avilés y Elcano/Virrey del Pino, que se llama de igual manera tanto de un lado como del otro de las vías del Mitre.

La Avenida de los Incas es uno de las tantas arterias cuya trayectoria le confiere a Colegiales uno de sus límites. En su sector central se encuentra el Paseo República de las Filipinas, un largo boulevar que se extiende por más de un kilómetro. Este espacio verde, en la zona limítrofe de Colegiales y Belgrano, pertenece en forma exclusiva a nuestro barrio. Belgrano, comienza recién en la vereda impar de Avenida de los Incas.

Foto: Martínez entre Dorrego y Concepción Arenal. Fue abierto a mediados de los Noventa, convirtiéndose en el tramo más nuevo del barrio. 

Deja un comentario