Actualidad

Reclaman asfalto y semáforos para Conesa y para Martínez

Hace unos años, la calle Conesa se asfaltó a lo largo de varias cuadras. Desde Céspedes hasta Virrey Avilés –unas cinco cuadras- el antiguo adoquinado fue suplantado por  pavimento. Esta decisión de las autoridades, seguramente haya sido vista con muy buenos ojos tanto por los automovilistas que suelen transitar por esta calzada, en dirección al norte de la Capital Federal, como por los vecinos cuyas viviendas están dispuestas sobre esta arteria. Sin embargo, no se tomó la misma medida desde Céspedes hacia Maure, distancia que representa otras cinco cuadras. Esta circunstancia trae cierto malestar por parte de los habitantes del barrio que no han sido beneficiados por la llegada del asfalto.

Un tramo de Conesa cuando fue asfaltada. En la foto principal, Martínez, que aún está adoquinada casi en toda su extensión.

De hecho, un vecino tuvo la oportunidad de expresarse en una reunión virtual que unas semanas atrás, Horacio Rodríguez Larreta y Florencia Scavino (presidenta de la Comuna 13) mantuvieron con la gente de Colegiales.  También otros vecinos de la calle Enrique Martínez, reclamaron que se ponga una capa asfáltica en esta calle, que es paralela a Conesa –con una diferencia aproximada de cuatrocientos metros- y sólo cuenta con pavimento en la zona de la ciclovía. Casi toda su extensión, está provista de adoquines.

El jefe de gobierno respondió que gracias a la salida de una Ley, de a poco se irá reemplazando todo el adoquinado de la Ciudad de Buenos Aires. Larreta aclaró que no es posible hacerlo de manera inmediata y que las reformas se introducirán progresivamente: “El empedrado era para hacerlo cien años atrás, ahora, con tanto tránsito, no hay adoquines que aguanten, pero todo a la vez no se puede”.

Vecinos de ambas calles coincidieron además en las dificultades que acarrea la escasez de semáforos tanto en Martínez como en Conesa: “Habría que colocar semáforos o lomas de burro, porque Conesa parece una autopista, por la velocidad a la que van los conductores”, reclamó una señora, que dijo tener rajaduras en sus paredes, con motivo del veloz desplazamiento de los camiones del Ceamse, que salen de la planta de transferencia ubicada cerca del límite con Palermo.

Las autoridades respondieron que se tomará nota de cada reclamo y se procederá a buscar las soluciones.

1 comentario

Deja un comentario