Actualidad

Quejas por la situación en el bajo-puente de Jorge Newbery

El puente vehicular y peatonal Concejal Pedro Bustos continúa dando que hablar… La inseguridad es un tema recurrente cuando se hace referencia a este punto del barrio. Pero además, el hecho de que su parte baja sea utilizada por gente en situación de calle, también despierta preocupación entre habitantes que viven en las inmediaciones. Hay vecinos de las torres de Crámer, específicamente, que han manifestado su malestar al respecto. El puente está ubicado en la intersección de la avenida con Crámer, calle sobre la cual se erige una hilera de imponentes edificios. Desde la torre  más próxima a la zona en conflicto, se puede apreciar el puente a sólo unos metros de distancia, siendo numerosas las ventanas que están justo encima de la estructura vial utilizada para cruzas las vías del Ferrocarril Mitre.

Los vecinos han planteado sus reclamos ante las autoridades de la Comuna 13, fundamentándolos en la conducta de las personas que se establecen en el lugar.  De acuerdo a estos reclamos, quienes ocupan el citado espacio público consumen alcohol y drogas, y realizan allí mismo sus necesidades fisiológicas. Las quejas también llegaron a la reunión virtual que la semana pasada, sostuvieron un grupo de vecinos de Colegiales con los más altos funcionarios de la Ciudad de Buenos Aires. A dicho encuentro, hecho a través de la plataforma Zoom, asistieron el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta y la presidenta de la Comuna 13, Florencia Scavino. Fue Scavino, precisamente, la que contestó a los planteos. Por lo que se desprendió de sus respuestas, ya estaba al tanto de la situación, aunque admitió que es muy difícil resolver el problema.

Las mayores complicaciones se basan en la imposibilidad de hacer que los moradores del bajo puente se vayan voluntariamente. La presidenta de la Comuna señaló que como vivir en la calle no es ilegal, se dificulta la tarea de mantener el lugar libre de ocupantes. El procedimiento en estos casos, pasa por llamar al número telefónico 108 e informar al personal de la Ciudad acerca de la situación. Scavino indicó que la gente se retira cuando llega la cuadrilla, y a continuación se efectúa la limpieza de la zona, pero el espacio vuelve a ser ocupado poco después.

Una vecina sostuvo que las cosas son más complicadas porque este punto de la Ciudad se encuentra en el límite entre dos jurisdicciones. En efecto, se trata de una de las fronteras entre Colegiales (Comuna 13) y Palermo (Comuna 14). Según la señora en ocasiones se contactaron con personal de ambas Comunas, recibiendo como respuesta, que la responsable del área, es la otra jurisdicción.

Scavino reconoció la complejidad que genera la zona limítrofe, pero se mantuvo firme, apuntando que nunca la Comuna 13 evadió su responsabilidad en el tema. Añadió que se efectúan operativos permanentes en el puente, en los cuales participan asistentes sociales, pero la solución no llega en forma definitiva porque a la gente que está en situación de calle no se le puede impedir que regrese, dado que además se muestran reticentes a dormir en los paradores.

La presidenta de la Comuna informó que por ahora no habrá otra alternativa que esperar a que termine la pandemia y hacer obras en el lugar. Por ahora, según informó, es imposible, pues gran parte de los recursos económicos, están siendo empleados en la situación sanitaria de la Ciudad.

Deja un comentario