Gente de Cole

El trabajo de una vecina en una Escuela de Educación Especial

En Bonpland y Córdoba, límite entre Palermo y Chacarita, y a cinco cuadras de Colegiales, funciona la Escuela Domiciliaria Nº 8. La modalidad de una Educación Especial y domiciliaria abarca el trabajo con niños, adolescentes y jóvenes a partir de los 45 días y hasta los 25 años, que por distintas causas (patológicas, orgánicas, genéticas, neurológicas, respiratorias) no pueden concurrir a una institución educativa en forma transitoria o permanente y necesitan de un abordaje particular, pudiendo ser en sus domicilios, en una sede o en instituciones seleccionadas para brindar la atención. Romina, vecina de Colegiales y Licenciada en Psicopedagogía, trabajó en este establecimiento, recabando valiosas experiencias a nivel educacional y humanitario. En esta nota, sintetiza algunas de las vivencias de las que le tocó ser partícipe:

Estructura del Sistema Educativo: niveles y modalidades

El Artículo 17 de la Ley 26.206 establece la estructura del Sistema Educativo Nacional, que comprende cuatro (4) niveles y 8 (ocho) modalidades.
Los niveles son:
• la educación inicial,
• la educación primaria,
• la educación secundaria y
• la educación superior.
Las modalidades son aquellas opciones organizativas y/o curriculares de la educación común dentro de uno o más niveles educativos que procuran dar respuesta a requerimientos específicos de formación y atención a particularidades permanentes o temporales, personales y/o contextuales, para garantizar la igualdad en el derecho a la educación y cumplir con las exigencias legales, técnicas y pedagógicas de los diferentes niveles educativos. Tales modalidades son:
• la educación técnico profesional,
• la educación artística,
• la educación especial,
• la educación permanente de jóvenes y adultos,
• la educación rural,
• la educación intercultural bilingüe,
• la educación en contextos de privación de la libertad y
• la educación domiciliaria y hospitalaria.

Una por una

«Como psicopedagoga trabajé en varios ámbitos educativos desde mis comienzos allá por el año 2005. En aquel entonces tomé un cargo en el llamado Gabinete Psicotécnico de una escuela de Educación Especial domiciliaria.Mi función como psicopedagoga era trabajar a la par de las docentes asignadas a aquellos alumnos que por distintas situaciones requerían de ésa modalidad de educación. Buscar la mejor manera y estrategias para continuar con los aprendizajes era el principal objetivo».

Cromañón

«Entre algunos de estos niños y adolescentes, recuerdo haber visitado, por ejemplo, el domicilio de una chica que había sobrevivido al desafortunado recital que se desarrolló en República de Cromañón. La tragedia de Cromañón fue un incendio producido la noche del 30 de Diciembre del 2004 en el establecimiento ubicado en el barrio de Balvanera, CABA, durante un recital de la banda de rock Callejeros. Este incendio provocó la peor tragedia mundial en la historia de la música de rock y una de las mayores tragedias no naturales en la Argentina, dejando un saldo de 194 muertos y al menos 1432 heridos. El trauma había dejado en ella algo que todavía debía superar y le llevaría tiempo. Pero desde la escuela se trataba de sostener, por lo menos, los aprendizajes, a medida que se sanaba todo lo vivenciado aquella noche».

Trastorno de ansiedad

«Otros de los niños con los que trabajé, transitaba por un trastorno de ansiedad social, por lo que permanecía recluido su hogar llevando terapias para superar las dificultades, acompañábamos su aprendizaje, sus progresos y a su familia. Este tipo de ansiedad se centra en un miedo intenso, persistente y crónico a ser juzgado, avergonzado, humillado o hacer el ridículo, que se pone de manifiesto en varios tipos de situaciones, como en reuniones sociales, al tener que hablar público, con encuentros casuales con otras personas, etc».

La vuelta al cole

«También acudíamos a algunas escuelas para acompañar a los alumnos que estaban volviendo a insertarse luego de períodos de ausencia, por las diferentes causas. Estos fueron sólo algunos de los ejemplos de situaciones que con la escuela domiciliara se abordaban».
Las visitas a los distintos alumnos se realizaban durante cuatro días a la semana. Casi siempre dos alumnos durante la mañana, previa organización de los que quedaran más cercanos entre sí. Y a los que concurría la docente para acompañar la jornada educativa. El día restante se realizaba supervisión en la sede de base, junto con asistente social, fonoaudióloga y psicóloga y demás profesionales del equipo. Las docentes domiciliarias estaban repartidas por zonas de toda la Capital, al igual que las profesionales del equipo  interdisciplinario».
«Dentro de nuestro sistema educativo ésta es sólo una modalidad y a veces poco conocida, que intenta cubrir las necesidades de un sector determinado y que nos muestra realidades por la que atraviesan nuestros niños y adolescentes muchas veces poco felices. Pero que motivan para hacer nuestro trabajo con el mayor de los compromisos y responsabilidad».

Foto: una antigua imagen de Plaza Mafalda. El cartel alude a que «todos los niños tienen derecho a cuidados especiales si tienen un impedimento físico o mental». 

Deja un comentario