Barrio Mío

¿Sabías qué…?

Zapiola entre Maure y Olleros. Coincidencia: las tres calles recuerdan a militares argentinos que se llamaban José. 

Las nomenclaturas de las calles y avenidas, por lo general, suelen estar simplificadas en un apellido o tal vez, en un apellido y el primer nombre del homenajeado. Sin embargo, existen numerosas personalidades cuyo nombre completo era muy extenso. En Colegiales se da esto en relación a muchas calles. Aquí van algunos ejemplos:

* La que conocemos como la avenida Dorrego, homenajea al militar Manuel Críspulo Bernabé do Rego, que si bien nació en Buenos Aires, era hijo de un portugués. De ahí, el apellido do Rego, que luego se unificó, quitándose el espacio que había entre ambos términos.

* El tema de los virreyes representa un caso muy particular: en el mapa porteño se los suele mencionar únicamente a través de uno de sus apellidos, antecedidos por el término Virrey. Pero en la realidad, esos datos de filiación eran bastante más largos. Así, por ejemplo, Avilés era Gabriel Miguel de Avilés y del Fierro; Arredondo, Nicolás Antonio Arredondo Pelegrín; del Pino, Joaquino del Pino Sánchez de Rojas Romero y Negrete; Olaguer y Feliú, Antonio Olaguer Feliú y Heredia López y Domec.

* Pero el caso más emblemático, y hasta insólito, por la longitud, es el de Virrey Loreto, que por si esto fuera poco, no tenía a Loreto por apellido sino que esta nomenclatura radica en una región española. Se llamaba así: Nicolás Felipe Cristóbal del Campo Rodríguez de las Varillas de Salamanca y Solís, marqués de Loreto

* Otros nombres sencillos según el cartel de la calle, pero más complejos de acuerdo al DNI (o sus antecesores) son:
Vidal: José Celestino Mariano Vidal Yaraví.
Zárraga: Clemente Zárraga y Xerez de Aristeguieta.
Zabala: Bruno Mauricio de Zabala y Gortázar.

* Existen algunos nombres de homenajeados que, a pesar de no ser muy largos, suenan extraños, porque muy pocas veces los escuchamos o leímos en su totalidad. En este grupo podría incluirse a Jorge Alejandro Newbery, a Enrique Santiago del Carmen Martínez, a Ramón Freire Serrano y a José Matías de Zapiola y Lezica.

* Muy por el contrario, si bien son pocas, también están las calles que recuerdan a personalidades cuyos nombres se ajustan, precisamente, a lo que indica el cartel nomenclador. Así veremos que el militar argentino Teodoro García, era ni más ni menos que Teodoro García. Lo mismo, acontece con el aviador Benjamín Matienzo y con el empresario Federico Lacroze.

* Las únicas dos mujeres que son recordadas a través de las calles de Colegiales, también tenían nombres algo más extensos con respecto a como figuran en el mapa. Gregoria Pérez, era Gregoria Ignacia Pérez y Larramendi de Denis. Y la española Concepción Arenal, Concepción Arenal Ponte.

* Algunas calles que figuran nada más con uno o dos apellidos, homenajean a gente cuyos nombres completos eran cortos: a Martín Zapata, Victoriano Aguilar, Charles Forest, Juan Sebastián Elcano, Emilio Conesa, Agustín Delgado, Francisco de Céspedes, Amboise Jermome Crámer, Alberto Santos Dumont y Pedro Conde Gadea, podría ubicárselos en este grupo.

* Por último, se podría conformar otro grupo que, llamativamente, representa a personalidades que por nombre inicial, tenía José. Son José Antonio Maure, José Benjamín Gorostiaga, José Ignacio Amenábar, José Ignacio Álvarez Thomas, José de Moldes y José Superí. Habría que contar, además, a los ya citadas José Celestino Mariano Vidal Yaraví y José Matías de Zapiola y Lezica. Y el que “técnicamente” quedaría afuera del grupo, considerando que era José de segundo nombre, es Juan José Olleros.

1 comentario

Deja un comentario