Barrio Mío

¿Sabías qué…?

La calle Gorostiaga realiza la casi totalidad de su trayecto dentro del barrio de Palermo, pero una de sus diez cuadras –la última de su recorrido- se encuentra en Colegiales. Es la comprendida entre la Avenida Cabildo y Zapata.

Una circunstancia similar ocurre con Vidal. Su trayecto completo es muy extenso, ya que atravesando Belgrano, Núñez y Saavedra, finaliza en la colectora de la Avenida General Paz. Sin embargo, sólo dos cuadras (las dos primeras desde su nacimiento) las recorre en Colegiales. Vidal comienza en Virrey Olaguer y Feliú y luego de cruzar Virrey Avilés y Virrey del Pino, se interna en Belgrano.

¿Cuál será la vereda más corta del barrio? Muy posiblemente se trate de Jorge Newbery entre Álvarez Thomas y Delgado, que mide aproximadamente cuarenta metros de largo. Cabe aclarar que sólo la vereda impar, pues la par –debido a la culminación de Delgado en Jorge Newbery- va desde Álvarez Thomas hasta Gral. Enrique Martínez y se extiende por unos ciento cincuenta metros.

Otra aclaración importante, radica en el hecho de que no se han considerado algunas cuadras más chicas, pero que lo son por estar interrumpidas por una arteria que atraviesa el trazado del barrio en forma diagonal. Cumplen con estas características varias veredas en las inmediaciones de la Avenida Elcano.

En contraposición, ¿cuáles serán las cuadras más extensas? Difícil es afirmarlo con precisión pero existe un “Top 4” con cuatro cuadras cuya diferencia entre sí es muy escasa. Son Ciudad de la Paz entre Jorge Newbery y Olleros (vereda par); Amenábar entre Jorge Newbery y Olleros (ambas veredas); Crámer entre Concepción Arenal y Benjamín Matienzo (vereda par); y Conesa entre Concepción Arenal y Benjamín Matienzo (ambas veredas). Todas cuentan con aproximadamente 250/260 metros.

De las treinta y tres calles situadas dentro del barrio, dieciocho homenajean a personas nacidas en territorio argentino. Nueve nacieron en la Ciudad de Buenos Aires (Dorrego, Teodoro García, Federico Lacroze, Jorge Newbery, Superí, Vidal, Zapiola, Conesa y Conde), tres en la provincia de Mendoza (Delgado, Maure y Zapata), dos en la de Santa Fe (Amenábar y Gregoria Pérez), uno en la de Santiago del Estero (Gorostiaga), uno en la de Salta (Moldes), uno en San Miguel de Tucumán (Matienzo), y uno en San Nicolás, provincia de Buenos Aires (Olleros).

En cuanto al sitio donde fallecieron los dieciocho argentinos, ocho lo hicieron en suelo porteño (Teodoro García, Federico Lacroze, Gorostiaga, Moldes, Olleros, Vidal, Zapiola y Conesa), cuatro en la provincia de Mendoza (Jorge Newbery, Matienzo, Delgado y Zapata), dos en la de Santa Fe (Amenábar y Gregoaria Pérez), uno en Chile (Maure), uno en la localidad bonaerense de Navarro (Dorrego) y dos en territorio peruano (Superí y Conde).

Los tres militares mencionados en último lugar tuvieron un final emparentado con las armas. Dorrego fue fusilado por orden del General Lavalle, en el marco de las guerras civiles de nuestro país. En tanto, Conde, herido en la batalla de Talcahuano (una de las guerras por la Independencia), falleció poco después en la localidad peruana de Sayán, a los 36 años. Superí, lo hizo en el combate de Ayohúma. Tenía  sólo 23 años.

Foto: la esquina de Vidal y Virrey Avilés. Vidal, que totaliza más de treinta cuadras, tiene sólo dos dentro de Colegiales.

Deja un comentario