Gente de Cole

Cuarentena: apoyemos a los comerciantes y profesionales del barrio

El bar y restaurante La Trufa (Avenida Álvarez Thomas entre Palpa y Céspedes) también promociona sus platos a través de una pizarra en la vereda, y ofrece entregarlos a través del reparto a domicilio.

La cafetería Crisol (Ramón Freire y Virrey Avilés) es otro de los tradicionales espacios gastronómicos de Colegiales que en tiempos de pandemia, entrega sus productos a domicilio. En los últimos días dio a conocer estos ofrecimientos a través de la pizarra. El teléfono para hacer pedidos está en el vidrio de la persiana baja.

La sastrería Bigatti, en Ramón Freire entre Céspedes y Palpa, también permanece cerrado e intenta continuar en contacto con la gente a través de los teléfonos.

El almacén de Conde y Céspedes lucha para continuar en actividad a pesar del confinamiento. Con la persiana baja, colocó este letrero para no perder contacto con la clientela.

Como tantos otros, este negocio de Ramón Freire entre Federico Lacroze y Olleros (Gráfica 6), atiende al público con horario reducido. Destinados a los clientes que deseen realizar envíos para imprimir, dan a conocer correo electrónico y whatsapp a través de un cartel en la vidriera.

El club Deportivo y Social Colegiales (Teodoro García entre Crámer y Conesa), al igual que la totalidad de las instituciones de barrio, está cerrado desde marzo. Sin embargo, su buffet funciona a través del delivery, como tantos negocios del mismo rubro. En la vidriera que da a la calle, sus concesionarios colocaron el gigantesco número de teléfono y el interno, para realizar los pedidos.

Deja un comentario