Actualidad

El Mercado de las Pulgas también abrió

El Mercado de las Pulgas había cerrado, como tantos otros negocios, cuando se dictó la fase 1 de la cuarentena. El 20 de marzo, mediante carteles colocados en sus accesos, se afirmaba que estaría en esas condiciones hasta el 31 del mismo mes. Pero los días y las semanas pasaron, sin que se concretara la reapertura, al compás de la prolongación del aislamiento. Lo mismo aconteció con la mayoría de las actividades desarrolladas a nivel país, hasta que poco a poco, las medidas se fueron flexibilizando.

En estos días, los puestos del histórico sitio están nuevamente en actividad, aunque el levantamiento de las restricciones no se dio totalmente. A principios de junio, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunció la “Reapertura voluntaria y parcial del Mercado de Pulgas” y, en efecto, los puesteros han vuelto al trabajo, lo que se observa con claridad desde el exterior a pesar de que varias de sus puertas continúan cerradas al público.

Lo más trascendente en materia del protocolo, es que se han acotado los horarios de visita y solamente quedaron dos puertas de acceso: la de la avenida Álvarez Thomas 50 y la que se encuentra en la parte opuesta de la manzana, en Enrique Martínez 50. El lugar, tal como se informa desde un cartel con letras amarillas ubicado en el portón de Dorrego –hoy inhabilitado- ya no abre los fines de semana, sino de lunes a viernes de 11 a 18 hs.

La entrada de Dorrego se encuentra inhabilitada y tiene este cartel. En la otro foto, el acceso de Martínez 50, uno de los dos que están abiertos al público.

En otros puntos hay más carteles que indican la nueva modalidad de atención. “Acaba de reabrir parcialmente sus puertas con un estricto protocolo de seguridad e higiene y cambios en los días de funcionamiento. Son 140 personas que vuelven a trabajar”, señala el portal del Gobierno de la Ciudad. “Ofrecen muebles antiguos, y/o restaurados y reciclados, iluminación, vajilla, elementos de decoración usados, juguetes viejos y artículos de campo decorativos”, añade, puntualizando además los siguientes detalles respecto de su funcionamiento:

Rubros que vuelven a funcionar: muebles antiguos y/o restaurados, iluminación, vajilla, elementos de decoración usados, juguetes viejos, artículos de campo decorativos.

Señalización dentro del mercado: Demarcación con flechas en el piso indican el sentido de circulación dentro del mercado.

Personas que vuelven a trabajar: 140. Aquellos permisionarios que pertenezcan a la población de riesgo, no van a abrir o podrán nombrar a un auxiliar para abrir su local.

Apertura Voluntaria: La reapertura es voluntaria. Por lo tanto, si algún permisionario que no pertenece a la población de riesgo no quiere abrir su local, podrá no hacerlo.

Deja un comentario