Deportes Polideportivo Colegiales

«Caminás por el Poli vacío y te parece mentira»

Con nulo movimiento deportivo a causa de la cuarentena, en las instituciones barriales el panorama de suspensión de actividades es de estricto cumplimiento. En Colegiales, los clubes están cerrados, a excepción de los buffets, que cuentan con la posibilidad de realizar sus ventas a través del delivery y la modalidad take awak. Esto sucede, por ejemplo, en el club Juventud, de la calle Virrey Avilés, en el Colegiales, de Teodoro García y en el Centro Montañés, de Jorge Newbery.

A diferencia de las mencionadas entidades, en el Polideportivo Colegiales, de Ramón Freire 120, es total la inactividad, ya que se trata de un espacio dependiente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y su sector gastronómico tampoco está en funcionamiento. Otro hecho que lo distingue de los clubes tradicionales, es que gran parte de las instalaciones pueden visualizarse desde el exterior. Por lo tanto, desde  Freire, desde Concepción Arenal y Conde, la gente que pasa está en condiciones de observar la enorme superficie recreativa vacía casi en su totalidad. Si se apunta bien la mirada, apenas podrá divisarse a algún miembro del personal realizando tareas de rutina.

El director del Parque, Enrique Barcos, así lo confirma, en diálogo con este medio: “El Polideportivo  cerró en marzo. Desde ese momento se están realizando sólo trabajos de mantenimiento y también está la seguridad”.

Las canchas de tenis, el playón de cemento donde se practican los deportes al aire libre, la pileta, la cancha grande de césped sintético, forman parte de una extensa área desértica, a cielo abierto. “No tengo ni idea de cuándo se abrirá”, se sincera Barcos. A continuación agrega: “Yo voy pero otros integrantes del personal están haciendo guardias, dando una mano en control de calle -colas, entradas a negocios, etc-  y llamadas  telefónicas a adultos mayores”. Si se le pregunta cuál es su sensación frente a estas circunstancias, apela a esta frase: “Angustia. La impotencia de no poder ayudar más. Caminás por el Poli vacío y te parece mentira.  Es como una película de ciencia ficción”.

Barcos dirige al Polideportivo Colegiales hace nueve años. Para esta temporada, sobre el Parque había proyectos que, por obvias razones, no se concretaron. En una nota que le habíamos hecho durante el verano, informó: “Estamos construyendo un salón de usos múltiples en un espacio muerto que había en el fondo. Calculo que lo terminaremos en abril o mayo. Es una obra muy cara. Hicimos la loza, las paredes y vamos a hacer el piso, la instalación. Estará equipado con aire acondicionado para brindar más espacios cubiertos, porque tenemos gran demanda de alumnos. Mucha gente que quiere venir y no alcanza el espacio para todos. Y cuando se termine eso vamos a hacer una administración nueva, para darle más comodidad a la gente que trabaja acá”.

Los imponderables, sin embargo, frustraron los planes. A pesar de todo, optimismo no es lo que le falta al director: “Creemos que para septiembre empezaremos con alguna actividad. Eso esperamos. A veces es desolador. Pero hay que tener paciencia y esperanza”, sostiene.

Deja un comentario