Barrio Mío

Estaba en el barrio, pero no sobrevivió a la demolición

La cuenta de facebook de “Identidadbuenosaires”  publicó  la foto de una propiedad ubicada en una esquina muy concurrida de Colegiales: la triple intersección entre la Avenida Elcano, y las calles Virrey Olaguer y Feliú y Delgado. La foto no corresponde a nuestra época. Tampoco figura la fecha de cuando fue tomada. Pero por lo que se puede apreciar a simple vista, la antigüedad de la imagen orillaría, al menos, los cien años. La única inscripción entregada por la página que la publicó es la siguiente: “Casa situada en la intersección de Elcano y Olaguer. Construida por la Sociedad Argentina de Edificación, esta maravillosa propiedad fue sorteada – entre sus lectores- por la Revista Caras y Caretas hacia 1913”.

La intersección de Elcano, Olaguer y Delgado. En la foto principal, la casa sorteada por Caras y Caretas en 1913, que ocupaba esta misma esquina.

Unos cuantos comentarios de los lectores, hacen hincapié en un par de temas. Por un lado, la sorpresa porque una revista efectuó el sorteo de tamaño caserón, hecho totalmente inusual para los tiempos que corren. Por otra parte, fue notoria la admiración que provocó la portentosa vivienda, y, en contraste, los comentarios de desagrado generados en la comparación con el aspecto que la esquina presenta en la actualidad.

En algún momento del siglo pasado –difícil precisar cuándo- la casona fue demolida y al ritmo de los cambios urbanos, también se modificó la esquina. Hoy, la parcela que había ocupado la antigua propiedad, está distribuida entre un local comercial, donde desde hace varios años se desarrolla un emprendimiento inmobiliario, y un edificio de unos diez pisos. Más hacia el límite del cruce entre Elcano, Olaguer y Delgado, quedó un espacio libre de forma triangular, especie de dársena en la cual muchos peatones aguardan que la luz del semáforo les permita pasarse de vereda.

Entre tantas opiniones, escogimos éste de una usuaria llamada Lucía: “Una vista aérea de París nos permite apreciar cómo respetan sus edificios (que es igual a respetarse a sí mismos), en cambio CABA arrasa con todo”.  Buenos Aires, ayer y hoy. Colegiales, pasado y presente.

Deja un comentario