Defensores de Chacarita Deportes

La situación de los clubes de barrio

La sensible merma en las actividades desarrolladas por los argentinos a partir de la cuarentena obligatoria decretada por el Gobierno Nacional, abarca también a los clubes. Las instituciones barriales, que se mantienen a base de vocación, de sacrificio y donde las cosas se hacen a pulmón, también se vieron impulsadas a cerrar sus puertas mientras duran las medidas destinadas a frenar la propagación del Coronavirus.

Defensores de Chacarita es una de las tantas entidades que ante la difícil situación, no está cumpliendo con su habitual función social, cultural y deportiva. “La Comisión Directiva y los profesores decidimos cerrar a partir del 16 de marzo”, cuenta Silvia Michou, la presidenta del club de la Avenida Elcano, que este año arrancó con varias disciplinas a disposición de asociados y vecinos, el caso de voley, boxeo, fútbol, taekwondo y clases de teatro.

La presidenta agrega: “En consecuencia, también cerró buffet, lo cual resultó lamentable, dado que tenemos una nueva concesión, que recién en mayo cumplirá un año. Todo el esfuerzo que habíamos hecho para tratar de levantarlo, con estas circunstancias… Está medio complicado”. La última reflexión de la presidenta lleva el tono de un comprensible lamento. A continuación Michou ofrece un panorama a propósito de la entidad que preside, situación que, como una pequeña muestra en escala, sencillamente podría proyectarse a cada una de las entidades de nuestro barrio y de la totalidad del país.

“Estábamos, justo, afrontando un montón de gastos que habíamos empezado a hacer en relación a arreglos en las instalaciones. No estamos recibiendo ningún ingreso porque por la suspensión de las actividades, no los tenemos. Tampoco, de la concesión del buffet. Es lógico que al estar cerrado, no es posible cobrar el canon. María, la buffetera, no está atendiendo y por ende no hace  caja para poder pagar nada”.

“Ahora estamos con todos los servicios para pagar, esperando alguna resolución que nos ayude o nos digan qué hacer, porque sino se complica. Pienso que más o menos, estarán todos los clubes en la misma situación. Nosotros vamos a mantenernos así hasta una nueva disposición, hasta que estemos seguros de que podamos abrir tranquilos. Y una vez que pase esto, Dios dirá cómo seguir”.

“Esto es un día a día, así que no puedo hablar de futuro en este momento. En principio, hasta que se termine la cuarentena obligatoria Defensores, obviamente, permanecerá cerrado. Después, aunque se levante la medida, tendremos que ver cuál es el alcance, para ver si podemos funcionar o no”.

“Si bien todos los clubes medio que veníamos barranca abajo, esto nos termina de hacer bolsa. De todas formas lo más importante es la salud. Si la salud no está bien, tampoco sirve el club”.

Foto: una imagen del acceso al club de la avenida Elcano, cuando estaba abierto y con las actividades funcionado. La presidenta, al igual que tanta gente, mantiene la incertidumbre acerca de la reapertura.

Deja un comentario