Actualidad

Colegiales en tiempos del Coronavirus

Viernes 20 de marzo. Federico Lacroze y Freire.  

Todo cambió de repente. En las calles de Colegiales el panorama es tan distinto… La cuarentena obligatoria decretada el 19 de marzo, hizo que el país entero alterara sus costumbres. El barrio, por ende, también lo hizo. Si los domingos se solían disfrutar por su quietud, por su silencio, ahora todos los días parecen lo mismo. Tanto, que el fin de semana largo (del sábado 21 al martes 24) pasó casi inadvertido. Llegó el miércoles 25 y muy poco cambió en las calles y las avenidas. Los comercios que abren son, mayoritariamente, los que están ligados a la venta de alimentos. Por supuesto, también las farmacias. Y hay ferreterías, -exceptuadas de la cuarentena- que abrieron sus puertas. Pero en un alto porcentaje, el nutrido abanico comercial de Colegiales se encuentra con la persiana baja, al menos hasta fin de mes, la fecha tope de aislamiento establecida por ahora por el Poder Ejecutivo.

La gente hace cola en los supermercados, en las verdulerías, en las carnicerías… Los colectivos siguen pasando y su rugido quiebra la calma del paisaje de cemento. Transportan a tres, cuatro, cinco pasajeros… Circulan autos particulares y taxis, aunque todo a cuentagotas. Peatones también hay, pero en mínima cantidad. Unos cuantos llevan los rostros semiocultos a causa de los barbijos. Van con la bolsa y el changuito de las compras, o con un perro al que les está permitido pasear. ¿Niños? Poco y nada. Otra gente camina por el barrio sin ninguno de estos elementos. “¿Tendrán habilitación para hacerlo o estarán violando la cuarentena?” Difícil saberlo… ¿A qué vecino no se le habrá cruzado por la mente un interrogante de este tipo?

Si se anda por la vereda, de vez en cuando se consigue percibir el sonido de la música que proviene de las casas. Inclusive, se oyen los diálogos de sus ocupantes. Para algunos que transitan Colegiales de a pie, difícil es resistirse a la tentación de tomar el celular y revisarlo a cada rato. El whatsapp, está inundado de cosas referidas al Coronavirus: audios, memes, videos. Los chistes sobre el encierro están a la orden del día. Es que el humor de los argentinos nunca descansa. Asimismo, aparecen noticias que no se sabe hasta qué punto son verdaderas o falsas (¿será posible que alguien tenga interés por desparramar mentiras en un momento como éste?).
Por las noches, a las nueve, lo que más se escucha es el aplauso dedicado a los médicos y al personal de la salud de la Argentina, baluartes de instancias tan difíciles.
La belleza del otoño se ha establecido con fuerza, con su agradable temperatura, con las hojas que empiezan a dejar desnudos a los árboles y tiñen de marón las baldosas, el asfalto y los adoquines. Claro, en estas condiciones, es necesario realizar un esfuerzo impensado para valorar las bondades de esta época del año. De a poco, marzo va alejándose. Estamos en el umbral de otro mes y de una nueva decisión que deberá tomar el Gobierno. ¿Seguirá la cuarentena? ¿Qué nos depararán los próximos días, semanas, meses…? Por lo pronto, todo es un gran signo de interrogación, y desde luego, el enorme deseo de que esto termine lo más rápido posible.

Deja un comentario