Columnas

Hepatitis: cómo se contagia, cómo se previene

Por la Dra. Viviana Dalpra (*)

El Día Mundial contra la Hepatitis se conmemoró el 28 de julio. Esta fecha es una oportunidad para recordar ciertas pautas para su prevención y concientizar a la población sobre una de las enfermedades infecciosas virales más frecuentes.

La vacunación, entre las medidas más eficaces para prevenir la Hepatitis A.

Los virus principales de hepatitis son 5 tipos: A, B, C, D y E, y representan un problema mundial de salud pública debido a los brotes y propagación epidémica que pueden provocar. Es importante tener en cuenta que los distintos tipos de hepatitis pueden propagarse de diferentes maneras, afectar a distintas poblaciones y a la salud de forma diversa.
Las vacunas para prevenir las hepatitis A y B se encuentran incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación y constituyen una estrategia que no solo logra la protección individual, sino también la reducción de la circulación del virus, induciendo inmunidad a la población en general. La vacuna para hepatitis A se indica a partir del año de vida, ya que antes los niños están protegidos por los anticuerpos maternos.
La vía de transmisión de hepatitis A es fecal- oral, a través del contacto con una persona que tiene la infección ya sea por contacto directo o consumiendo alimentos. Casi todos los pacientes se recuperan totalmente y adquieren inmunidad de por vida. Algunas recomendaciones generales a tener en cuenta son:
· Lavarse las manos después de usar el baño
· Utilizar lavandina
· No manipular alimentos durante el período de contagio
· Además de continuar con las medidas de saneamiento ambiental, potabilización del agua y tratamiento adecuado de excretas.
Las personas que tienen mayor probabilidad de contagiarse con hepatitis A son:
· niños y jóvenes que viven en la misma casa
· niños y empleados de guardería
· parejas sexuales
· personas que usan drogas
· viajeros a países donde la hepatitis A es común
Cabe aclarar que la mayoría de los niños menores de 6 años presentan síntomas inespecíficos como gastrointestinales o gripales. En cambio, los niños mayores presentan síntomas como coloración amarilla en piel y conjuntiva de los ojos, orina oscura, náuseas y vómitos, cansancio, fiebre, pérdida de apetito y dolor abdominal.
La mejora del saneamiento, la inocuidad de los alimentos y la vacunación son las medidas más eficaces para combatir la hepatitis A.

(*) Dra. Viviana Dalpra
MN 109.919
Especialista en Pediatría Médica del Sanatorio Colegiales

Deja un comentario