Barrio Mío

Crámer al 1600 en la década del ‘80

Andrés Rosen, un lector nacido en el barrio, nos guió hacia una fotografía tomada hace más de 30 años. Un viejo tren «marrón» circulando por las vías del Ferrocarril Mitre rumbo a la estación Belgrano R, desde Colegiales. La foto había sido subida a la cuenta de twitter @belgranohisto, aunque sin lugar a dudas, el sitio en el cual fue sacada está dentro de la jurisdicción de nuestro barrio: Crámer entre Virrey Avilés y la Avenida Elcano, metros antes del puente.
Una vez conseguida esa foto, el impulso por contrastarla con una imagen actual del mismo lugar hizo que a la brevedad, nos posicionáramos en ese querido rincón vecinal con el objetivo de hacer click mientras el tren estuviera pasando por allí. Claro, ya no era aquella formación de vagones pintados de color marrón, que hoy día es capaz de despertar tanta nostalgia en quienes han sido contemporáneos a la época en que los ferrocarriles eran administrados por el Estado nacional.


La calle Crámer también se ve distinta. En la vieja foto, «desnuda», desprotegida por la vegetación que en la actualidad proveen los frondosos árboles que crecen junto a las vías. En la nueva (abajo), repleta de ramas que proyectan una sombra antes inexistente y ahora muy bien recibida en épocas de altas temperaturas. Lo que sí permanece inalterable, es el riguroso empedrado que todavía subsiste en ésta y otras calles del barrio.
Párrafo aparte amerita el tren marrón. La ya mencionada nostalgia emerge al volver a verlo. Basta con leer los comentarios de la foto en el twitter para corroborarlo. Sin embargo, también cabe destacar el penoso estado en el que estas formaciones se hallaban en la década del 80: vidrios rotos, asientos deteriorados, puertas abiertas, gente que viajaba colgada (y colada)… Las nuevas generaciones tal vez no sean concientes de lo incómodo que resultaba viajar en esas condiciones. Los trenes de hoy, al menos en aspecto, son totalmente diferentes. Es que el paso del tiempo hace aflorar los buenos recuerdos y va sepultando el costado negativo de las cosas. Y este caso, es un muy buen ejemplo.

1 comentario

  • ¡Excelente fotografía! Como mencioné en otro comentario, con mi viejo pasábamos a veces horas en esta esquina (o la de Avilés) simplemente mirando pasar los eléctricos ingleses. A veces, cuando había unos australes extra, viajábamos en ellos para deleite mío. En esas ocasiones viajábamos en el estribo (algo que seguramente despertará la indignación de muchos, pero era algo que por esa época no despertaba más que algún rezongo al pasar en el guarda, y en todo caso tanto mi padre como yo íbamos bien sujetos de los pasamanos laterales, y entrenados en las sacudidas, que conocíamos de sobra).

    Gracias por compartir la foto, Andrés; es hermoso poder recordar esa época tan colorida y llena de recuerdos amenos.

Deja un comentario