Gente de Cole

25 de mayo en el Hogar Maradona

La cita estaba concertada para la mañana del feriado patrio. En el Hogar «Doctor Esteban Maradona», durante los días previos, se habían ocupado de difundir las actividades para el sábado 25 de mayo, y como suele señalar la tradición, el locro fue una de las principales atracciones programadas en el local de Olleros y la Avenida Córdoba. «Desde las 11 horas», anunciaba la promoción, añadiendo que aparte del locro, la venta de empanadas, pastelitos y torta frita, sería parte de la velada organizada por los Guaycurú (es el nombre que reciben en conjunto los pueblos originarios de la provincia de Formosa y alrededores). Poco antes del mediodía, arrancó la movida, a precios populares y con el objetivo de recaudar fondos «para los inundados», tal la aclaración en el afiche que había circulado por facebook.

El cronista de este medio arribó al Hogar para realizar la cobertura del evento, cuando los comensales ya estaban por culminar su almuerzo. Gente muy humilde, en su gran mayoría,  que llega desde Formosa a Buenos Aires con fines muy específicos. No se trata de familias que vienen a hacer turismo. Muy por el contrario, sus objetivos, por lo general,  tienen que ver con razones de salud, y al estar imposibilitados de recursos para costear su estadía en la Capital, son alojados sin cargo en el Hogar, que también funciona como fundación.

«¡Llegó nuestro fotógrafo!», se alegró Vicky Cantero, apenas el cronista puso un pie en el local. De inmediato, la anfitriona se levantó de su silla y agradeció la visita. Algunos minutos más tarde, los presentes también se incorporaron de sus asientos y posaron para la foto conjunta. Antes de que eso ocurriera, Vicky aprovechó para informar algunas novedades, como principal impulsora de este Hogar al cual toda su familia le ha puesto hombro desde hace años, con el único interés de brindar apoyo a compatriotas que tantas necesidades padecen.

En un lapso de no más de diez minutos, Vicky se las arregló para suministrar verbalmente una larga lista de asuntos: una obra teatral próxima a estrenarse, la intención de trasladar donaciones a Formosa, el agradecimiento hacia el Taller Tomalino -que en el evento del 1º de mayo recolectó una notable cantidad de leche en polvo y pañales descartables, que sí pudo ser enviada rápidamente hacia la provincia-, la preocupación por el estado de salud de varios miembros de la pensión, entre ellos Sheila, una nena a quien deben conseguirle una prótesis muy costosa para un brazo, y hasta la urgencia por encontrar a alguien que se encargue de difundir las actividades y necesidades de su gente. «Y desde luego que se le va a pagar por su trabajo, eh…», aclaró enfáticamente, explicando que gracias a una de las personas que colaboran con el Hogar, el dinero para este tipo de cuestiones no falta.

Una vez finalizada la sesión fotográfica, la hospitalaria mujer intentó convidar al cronista con una suculenta ración de locro, ya envuelta y todo, lista para llevar a su casa. Sin embargo (y por eso, el término «intentó») éste agradeció la gentileza, debiendo declinar el convite ya que se disponía a recorrer unas cuantas cuadras en bicicleta, tarea incompatible con el traslado de este tipo de alimento. De todas maneras, la dificultad quedó convertida en una simpática anécdota, desplegada en el marco de esta nueva visita al querido Hogar. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario