Actualidad

Comunicado y preocupación por la inseguridad

El problema de inseguridad que padecen los porteños (y, desde luego, también más allá de la Avenida General Paz) es tan largo como incómodo para tratar. En este medio -como para hacerle una gambeta al malhumor que últimamente la gente ya tiene de por sí, y porque otros medios se ocupan generosamente de ofrecer ese tipo información-, se hace lo posible para tocar temas de inseguridad y/o violencia sólo cuando no hay más alternativas. Pero como en el transcurso de mayo recrudeció en el barrio la preocupación por episodios que tienen que ver con el accionar de los delincuentes, y que vivieron comerciantes y transeúntes, mediante estás líneas se pretende poner a los vecinos en conocimiento.

«Inseguridad. Barrio Colegiales. Hásta cuándo? A pesar de los reclamos presentados en la Comisaría 33C en la última reunión de seguridad vecinal continúan los asaltos violentos en la calle Freire y en Av. Lacroze». Este texto encabeza un comunicado difundido a través de Marcia Hashiba, la presidenta de la Asociación Civil Colegiales. El mismo, se completa con el siguiente párrafo: «Últimos 40 días. Asalto a mano armada en inmobiliara en Lacroze. Asaltos reiterados en supermercado en Freire. Arrebatos en Av. Lacroze».
En la zona, la presencia de uniformados de la Policía de la Ciudad es comprobable a diario. Sería faltar a la verdad si se afirmara que los patrulleros no circulan con frecuencia; tampoco es cierto que no haya agentes apostados en las calles. Es más, ha habido vigilancia de a pie en una proporción importante en los últimos tiempos, comparado a otros momentos donde la custodia de este tipo era exigua.
Sin embargo, a razón de los acontecimientos que se acaban de mencionar, es innegable que esta presencia policial no alcanza para desalentar a quienes se mueven por el barrio con fines delictivos. No hace mucho, los encargados de brindar seguridad reconocieron el problema, explicando que si bien se envió vigilancia en forma manifiesta, esta resultaba insuficiente para contener la escalada de violencia y marginalidad en la cual está inmersa la sociedad. Y a la vista está que la situación sigue siendo inquietante.

Deja un comentario