Actualidad

Días atípicos en medio de la semana… ¿Y cómo estuvo el barrio?

Martes 30 de abril, miércoles 1 de mayo… Dos días en medio de la semana laborable… Dos días en los cuales el barrio, como tantos otros puntos del país, sufrió una merma en sus actividades cotidianas. A las 24 horas que normalmente se asignan en función del Día del Trabajador, esta vez se le adosaron otras 24 horas: las del paro general dispuestos desde los sindicatos afines a una huelga que se sintió, en mayor o menor medida, según el caso, en  áreas estatales, comerciales, transporte público y colegios.

Martes 30, en Álvarez Thomas y Elcano. Se observa una unidad del 65, una de las líneas que no se plegaron a la huelga.

Pero, ¿cómo estuvo en Colegiales? El 30 de abril amaneció con dudas: gente que debió movilizarse se topó con la incertidumbre de no saber cuáles colectivos circulaban y cuáles no. Algunas líneas, finalmente, lo hicieron, el caso de las líneas 65, 93, 19, 140, 184 o 151. La razón de esta disparidad, es que no todos los choferes están nucleados en los mismos sectores gremiales. En la estación del ferrocarril la frecuencia de los trenes no se vio alterada, pues la única línea que adhirió al paro fue la del Sarmiento. Los subtes, en cambio, no funcionaron en su totalidad.

Mañana del miércoles 1º de mayo. Sobre Federico Lacroze al 3100, el Carrefour cerrado, al igual que la histórica parada de diarios.

En los colegios la actividad disminuyó en forma considerable, ya que sectores docentes adhirieron a la medida y además, la concurrencia a los establecimientos se vio afectada por el paro de los colectivos. En los comercios, entretanto, no hubo grandes diferencias a cualquier día, ya que muchos levantaron la persiana normalmente.

Lo que sí fue notorio, fue la mayor circulación de autos particulares, que de modo inversamente proporcional a la afluencia de colectivos, completó en calles y avenidas, el vacío que éstos dejaron. Luego, desde el Gobierno minimizaron el acatamiento a la huelga, a la vez que en los sindicatos organizadores (las CTA y los Moyano entre ellos, pero no la CGT) la calificaron de muy positiva y continuaron con sus fuertes críticas hacia la gestión de Mauricio Macri.

También el miércoles, la contracara: a la misma altura de Lacroze, varios eran los locales abiertos.

Al día siguiente, como se preveía, el Día del Trabajador hizo que el movimiento fuera mucho menor al del martes. Por otra parte, los gremios del transporte implementaron otro cese de actividades, aunque sus líderes dijeron que no fue un paro sino una medida para que los choferes no trabajen en los feriados (esto se repetiría el 25 de mayo) porque en estas ocasiones, se generan ganancias que no reciben ellos sino el Estado.

Deja un comentario