Actualidad

El paso de Roy Cortina por Colegiales

Mediante una volanteada y con promociones en Internet, el legislador porteño Roy Cortina, anunció su presencia en el barrio. El vicepresidente 3º de la Legislatura tenía programado estar en el Centro Montañés el jueves 10 de abril a las 18 hs., con convocatoria abierta para todo el vecindario. Y efectivamente, allí estuvo. Pequeño detalle, su llegada se atrasó aproximadamente media hora. «Roy está demorado por el tránsito», explicaron amablemente sus asesores, que tenían preparado el salón del club con bastante anticipación.
Se dieron cita unos cuantos vecinos para escuchar a uno de los referentes del Partido Socialista. Pero ellos no eran los únicos que habían acudido: asesores, gente de la Legislatura, afiliados al partido… Es probable que entre todos, sumaran más que los propios vecinos. Algunos acomodaban al público en las sillas dispuestas en hilera, otros trabajaban en computadoras en una mesa del fondo, otros recibían a los asistentes en la entrada, repartiendo carpetas que contenían los proyectos de Cortina. También estaban los que sacaban fotos y filmaban, mientras otro muchacho recorría los asientos anotando a los oyentes que pedirían la palabra. Y en el frente, el escritorio vacío, donde solitariamente, se sentaría quien fuera diputado nacional entre 2007 y 2015. Haciendo foco en esta escena, no dejaba de llamar la atención, como una sola persona era capaz de movilizar tanta gente a su alrededor. Hombres y mujeres, en su mayoría de entre 25 y 35 años, desempeñaban alguna función esa tarde. En algunos casos, una función visible; en otros, un rol intrigante a los ojos del ciudadano común, poco acostumbrado a estas esferas. A esta altura se imponía una reflexión: si se considerara que a un «Cortina» habría multiplicarlo por cientos o quizás miles, contando legisladores, diputados, senadores y demás políticos de cada rincón del país, arduo sería hacer el cálculo de la gente que en la Argentina vive de la política.


Una vez sentado delante de su audiencia y luego de saludar, Roy aclaró que no era un hombre del oficialismo sino de la oposición «constructiva». Y que su finalidad no sería la de detenerse en los problemas individuales, sino en los colectivos del vecindario. «Pueden comentarme lo que quieran, pero traten de hacer hincapié en temas que le preocupan a mayor número de personas», solicitó, explicando que él no se encargaría de darles una solución inmediata sino de llevar la cuestión a la Legislatura.
El micrófono pasaba de mano en mano, en tanto, un asesor, anotaba los asuntos que iban surgiendo con un fibrón negro, en una pizarra ubicada cerca del escritorio.
Una señora habló de la acumulación de la basura, problema inherente a toda la Capital. El particular sistema de los contenedores, disgustó a una vecina: «Soy una persona mayor, y no puedo abrirlo pisando esa palanca con el pie».
Otra mujer, se refirió a las dificultades causadas por un añoso árbol, en Olleros y Ciudad de la Paz. Un vecino hizo alusión a la inseguridad y al consumo de estupefacientes: «Vivo en Álvarez Thomas y Santos Dumont, es tremendo como circula la droga y como rompen las ventanillas de los autos estacionados para robar».
No podía faltar la trillada cuestión del complejo inmobiliario que se construiría en el playón ferroviario. En ese sentido una señora le solicitó a Cortina que haga un pedido de informes en la Legislatura, para saber en qué punto está la situación. Del nuevo Código Urbanístico, también se habló.
Y de ese modo fueron transcurriendo los temas y los minutos. Unas dos horas después de su arribo, el legislador se despedía. Asimismo, en las redes sociales, su presencia generaba una catarata de fotos y mensajes a favor de parte de su gente, con el hashtag RoyEnlosBarrios. Seguramente, así como no fue la primera, la de Colegiales tampoco sería la última parada.
Un día antes, Cortina había anunciado su precandidatura a Jefe de Gobierno, por el espacio que a nivel nacional, encabeza Roberto Lavagna.

Deja un comentario