Club Juventud Deportes

Cumplió diez años en el club y le hicieron un agasajo sorpresa

Una enorme sorpresa se llevó Sofía Piergentil el lunes 3 de diciembre, al ingresar al gimnasio de Juventud de Belgrano. Al igual que cada día de práctica, la jugadora de voley, bolso en mano, llegó con toda la intención de sumarse a uno de los habituales entrenamientos de la semana. Sin embargo, segundos después se daría cuenta de que esa noche, la rutina de cada lunes habia quedado de lado para cederle su espacio a un homenaje del cual ella sería la protagonista.


Sus compañeras, el cuerpo técnico y su propia familia, aguardaban pacientemente la llegada de Sofía, haciendo su sorpresiva aparición una vez que ella colocó un pie en la cancha. ¿El motivo? Se estaban cumpliendo diez años desde sus comienzos en Juventud. El significativo aniversario no pasó inadvertido para quienes llevan adelante el voley albiceleste, y mediante un cálido evento, quisieron homenajear a la jugadora.
«Empezó en el mini-voley, a los 9 o 10 años», rememora Leo Capdepón, quien coordina el deporte y ha sido entrenador de Sofía en algunos de los equipos que integró en este período. «Pasó por todos lados, jugó con todos los profes, y desde el año pasado, con 18 años, ya integraba el plantel superior del club», añade Leo.
«En 2018 ha sido una de las chicas que más partidos jugó -señala el coordinador- y seguramente también estará en la terna del premio revelación, al ser una jugadora, diríamos, casi universal. Su puesto es el de armadora, ahí se desenvuelve muy bien, con gran soltura e inteligencia. En su equipo, el Sub 21, es la capitana. En Mayores ha sabido adaptarse a jugar de opuesta, y hasta de central a veces. Es una compañera bárbara, muy querida por todos».
Los festejos de aquel lunes tan especial, incluyeron una jornada amistosa, con un partido entre equipos representativos de la institución. Por supuesto, el resultado del cotejo es lo de menos: lo más importante fue el clima distendido en el cual Ruli y sus compañeras disfrutaron del juego.
«Se le regaló una hermosa sorpresa con el partido homenaje entre sus ex compañeras del Sub 14, campeonas en el 2012, y sus actuales compañeras del Sub 21 y de la Primera. Fue todo muy emotivo para ella, para su familia y para todos aquellos que la quieren tanto y estuvieron presentes en este lindo momento», cuenta Capdepón, que luego se refiere al mote que él mismo le colocó a Sofía en sus inicios.


«La apodé Rulito porque de pequeña tenía una cabellera llena de rulos, al principio creo que no le gustaba mucho, jaja… Pero pienso que se acostumbró a la idea y actualmente hasta le tomó cariño al apodo»
Por último, Leo expresa el sentimiento que le genera la afectuosa relación que ha forjado con la agasajada: «La quiero muchísimo, continúa enseñándome cómo ser docente y mejor persona. Desde su infancia hasta ahora he tenido el privilegio que pocos profes tenemos, de verla crecer tanto como persona, como en su deporte. Es una mujer muy buena y una gran jugadora. Nos une nuestra pasión por el voley y un vínculo que supimos llevar adelante durante todos estos años. Siempre le estaré agradecido a ella y a su familia por la oportunidad que me brindaron de ejercer mi profesión».

FOTOS: Arriba, soplando la simbólica velita. Más abajo, junto a su hermanita, con el equipo, y una secuencia del partido amistoso.

Deja un comentario