Actualidad

Y la estación Colegiales sigue esperando…

El lamentable estado del entorno de la estación no ha cambiado. En agosto, informábamos que la solución estaba en camino, apoyándonos en una noticia vertida desde Trenes Argentinos. Voceros de esta empresa habían manifestado que en el último trimestre de 2018, se terminarían los accesos inconclusos y se colocarían las estructuras faltantes.
Tres años de abandono debido al incumplimiento del anterior contratista, dejaron como saldo incomodidades para los usuarios del servicio de ferrocarriles y un tristísimo panorama que deben soportar también los vecinos que no utilizan el tren.
Aquellos anuncios trajeron cierta cuota de satisfacción. Sin embargo, en proximidad de la finalización del año, no ha habido novedades en cuanto a mejoras. Lo único que, a simple vista, se observa, es que terminaron de derribar una dependencia que había quedado a medio demoler. Se trataba de un lugar desde donde se despachaban comidas al paso, y que se hallaba comunicada por una ventana con el andén en dirección a las estaciones Bartolomé Mitre/José León Suárez, y con la calle Crámer desde su sector posterior.

Uno de los sitios donde se venden boletos.

El abandono de tareas fue tal, que de un día para otro se paralizaron las obras y durante muchos meses, quedó a la vista de los peatones una parte del baño, con inodoro y todo.
Esta ruinosa estructura, finalmente, ha sido demolida por completo, si bien cantidad de escombros quedaron desparramados en la vereda y un enorme hueco surge ahora entre el andén y la calle.
En cuanto al resto, el panorama sigue igual: el enorme tabique de madera en el acceso por Federico Lacroze, el pasaje que se saca en casillas provisoria en vez de boleterías, los mencionados escombros y la ausencia de personal afectado a las obras prometidas.
Supuestamente, el acuerdo con un nuevo contratista iba a traer la solución anhelada. No obstante, está por culminar otro año y la pobre estación Colegiales, continúa esperando que se acuerden de ella.

Insólito. Durante meses, la estructura de este parador y su baño estuvieron así. Demolerlo en forma completa fue el único trabajo que se hizo últimamente. Quedó como se observa en la foto de abajo.

Deja un comentario