Gente de Cole

«La paciencia y disciplina son fundamentales para no decaer ante los embates económicos actuales»

El Dojo de Colegiales celebró sus primeros tres años. En este sitio ubicado en Cabildo 450 (arriba de un conocido local de bowling), funciona una escuela de práctica del Aikido. «Hemos cumplido tres años desde que comencé este proyecto, un Dojo de Aikido. Un lugar de encuentro para la práctica de este tradicional y verdadero Arte Marcial, entendiendo a este último como un arte que preserva la vida en todas sus formas. Muchas gracias a mis Senseis (Maestros), compañeros y alumnos por apoyarme en este proyecto ya que sin ellos hubiera sido imposible llevarlo adelante», manifestó Mario Sapienza a través del sitio web aikidochiedojo.wordpress.com.
A continuación, le respondió a nuestro medio:
-¿Qué recepción encontraste entre los vecinos?
-Si bien llevamos tan solo tres años con el Dojo, la mayoría que se ha acercado para probar una clase, ha iniciado con sorprendente compromiso el camino del Aiki. Creo que nos hace falta más difusión en el barrio para que los vecinos puedan sentir de primera mano este arte marcial no competitivo.
-¿Es cierto que vas al trabajo en bicicleta?
-¡Si! Me encanta desplazarme así por el barrio. Con la cantidad de autos que hay en la calle, es definitivamente la mejor opción. Además de ser saludable.
-¿Cuáles son las ventajas y desventajas de llevar adelante un emprendimiento personal en estos tiempos de crisis?
-Bueno, todo emprendedor sabrá que no es tarea fácil. La paciencia y disciplina son fundamentales para no decaer ante los embates económicos actuales. Para mí las crisis son oportunidades de crecimiento. No podemos perder nuestro centro, esto es un concepto fundamental en Aikido. Otros conceptos aplicables de nuestra práctica, que nos ayudarán en estos tiempos, son la flexibilidad (adaptabilidad) y la capacidad de armonizar con el prójimo. Estás son, a mi forma de ver, herramientas esenciales para todo emprendedor y se pueden adquirir a través de la práctica del Aikido.
-¿Las clases tienen alguna connotación religiosa/filosofíca/ espiritual?
-Sí, más bien diría que, a través de la práctica de las técnicas de Aikido, uno puede acceder a un desarrollo espiritual más profundo. Su filosofía nos ayuda a entender con la mente, pero la práctica física es fundamental para comprender este camino de vida.

Redactado en ocasión del tercer aniversario de su espacio, el siguiente es el mensaje completo brindado por Sapienza:

Existe un proverbio japonés que reza; Ishi no ue ni mo san nen (石の上にも三年), y su traducción literal podría ser “Tres años sobre una piedra.”

Esta frase se utiliza en Japón cuando los jóvenes (y no tanto) deciden renunciar prematuramente a sus trabajos por encontrarlos muy duros o difíciles. “Aguanta tres años sentado sobre esa incomoda piedra y luego verás cómo se convierte en un reconfortable asiento,” le aconsejarían al impaciente empleado.

Este refrán apela a la capacidad de resistencia y paciencia que se necesita para poder comprender el verdadero valor de lo que estemos emprendiendo. Con paciencia todo llega, dice otro dicho más cercano.

Hemos cumplido tres años desde que comencé este proyecto, un Dojo de Aikido. Un lugar de encuentro para la práctica de este tradicional y verdadero Arte Marcial, entendiendo a este último como un arte que preserva la vida en todas sus formas.

En estos tiempos en los que nos sentimos atrapados por la satisfacción del deseo inmediato es cuando más se necesita Aikido. Un camino para toda la vida.

Hoy, lejos de encontrarme cómodo sobre la piedra luego de estos tres años, puedo sentir que el rumbo es el correcto y que poco a poco vamos creciendo.

Muchas gracias a mis Senseis (Maestros), compañeros y alumnos por apoyarme en este proyecto ya que sin ellos hubiera sido imposible llevarlo adelante.

Deja un comentario