Actualidad

Noticias en cuatro líneas

El año pasado, en lo que iba a ser el Mercado de Colegiales (Crámer al 400) se inauguró una plaza. El salón ubicado dentro del predio, durante mucho tiempo en desuso, se convertiría en una biblioteca. Así está anunciado en tres carteles de colores que se visualizan desde la calle Crámer.

Colegiales y sus curiosidades. En Conesa y Virrey Olaguer, le colocaron estos «accesorios» al troco de un árbol.

En Delgado y Céspedes, cerró un negocio de venta de almohadones (anteriormente había casa de fumigación y una remisería). En su vidriera ya figura el letrero «dueño alquila».

Al igual que en tantas calles de la Capital en las cuales taparon el empedrado, sobre la mano izquierda de Conesa un auto estacionado (o abandonado) impidió que el asfalto fuera colocado hasta el límite. El capa asfáltica quedó recortada y el auto, sobre el empedrado.

Cerró la panadería San Nicolás, de Freire entre Zabala y Céspedes (llevaba muchos años en el barrio). Un cartel en la persiana baja indica: «Muchas gracias a todos y a cada uno de ustedes por haber estado siempre. Les deseamos mucha suerte». Rumores de otro edificio…

En Federico Lacroze y Conesa abrió un nuevo lavadero de autos y bar. Hasta hace unos meses, había funcionado allí un negocio del mismo rubro. ¡Éxitos!

Deja un comentario