Gente de Cole

Por la crisis, cortaron el pelo gratis durante una semana

En épocas de bolsillos flacos, hay comerciantes que en lugar (o además) de lamentarse, procuran agudizar el ingenio. Ese es el rumbo que eligieron los encargados de la barbería Salmeri, de Elcano y Álvarez Thomas: en la semana de la primavera, le cortaron el pelo en forma gratuita a todos los que se presentaron. De esta manera generaron una valiosa promoción, hicieron que la genta se fuera con una sonrisa y ganaron potenciales clientes.
Leandro Salmeri (a la izquierda de la foto), le contó a este medio: «El objetivo era el de ayudar a que a la gente le cambie un poco la cara. Por la crisis, notamos que los clientes tardaban en volver porque el bolsillo no le daba. Entonces pensamos: ¿Por qué no hacer una semana sin cargo para quienes lo necesitan? Era el momento justo porque llegaba la primavera. Así lookeamos a la gente y la ayudamos a que arranquen la nueva estación un poco más arriba, más contenta, ya que todos sabemos que cortándose el pelo o cambiando el look, la autoestima levanta. Esa era la idea: dar una mano, aportar un granito de arena en este momento de crisis. Si colaboramos un poco entre todos por ahí la cosa se puede ir llevando mejor en esta etapa tan complicada», explica, y añade: «Lo hicimos de corazón. Tuvimos la suerte de que los medios informaron sobre la noticia y la concurrencia fue de unas 60 o 70 personas diarias, un éxito. Además estaba el cartel, los que pasaban leían y se cortaban sin cargo».
En el local de la avenida Elcano «estamos hace un año, era una peluquería para niños y la convertimos en esta barbería -sostiene Leandro-. Antes tuvimos otras peluquerías pero como la cosa estaba bastante complicada debimos achicarnos. Ahora estamos acá y en Paraguay y Darragueyra. Conservamos la clientela pero trabajamos en lugares más pequeños».


En simultáneo a la realización de la nota, Leandro atiende a una antigua clienta, quien como para corroborar la afirmación del dueño, dice que vino de Suipacha (localidad bonaerense distante a unos 150 kilómetros de la Capital) para cortarse el palo.
Entretanto, Fernando «Nacho» López, el otro socio, comenta: «Hace poquito vine de España y vi que las cosas están mal. Pensamos en esto para dar una mano y con el propósito de que también a nosotros nos sirviera, confiando en que los que se cortaron gratis vuelvan la próxima vez y nos recomienden a familiares y amigos. La verdad que salió bien, los que entraban, salían muy conformes. Aunque no era esa nuestra intención, hasta galletitas y gaseosa traían…»
Ante la pregunta de cómo se las arreglaron en la atención, Nacho responde: «Agilizando… Por momentos hubo cola afuera, pero estamos capacitados para responder bien».
Leandro concluye: «Si bien en diez o quince minutos terminábamos cada corte, a la persona se le brindaba lo que pedía como corresponde. No es que le decíamos: ‘bueno listo, ya está, andate a tu casa’. La gente se iba bien lookeada y eso hizo que la semana fuera un éxito».

Deja un comentario