Columnas

La sabiduría del Cielo

Por Enrique Biasotti (*)

Muchos hemos tenido la posibilidad de pasarnos gran parte de nuestra vida estudiando y trabajando, desde el colegio, la universidad, seminario, posgrados.. Otros quizás no la tuvieron o no la aprovecharon, o fueron buenos en otras cosas.

Es común que el esfuerzo intelectual y/o físico, se asocie casi exclusivamente con el progreso personal en la vida, ya sea en el sentido económico, de prestigio, de reconocimiento, etc.

En general valoramos al que sabe mucho o tiene poder, y lo reconocemos como importante. Pero…deberíamos preguntarnos los para qué: ¿Para qué se estudia? ¿Para qué se trabaja? ¿Para qué se esfuerza el ser humano?

Cuando dejemos este mundo, los logros económicos, prestigios y reconocimientos, no podremos llevarlos con nosotros («Polvo eres y al polvo volverás.» Génesis 3:19).

Hay preguntas trascendentes que son buenas hacernos a la luz de lo que Dios enseña, el cual de ninguna manera desdeña el estudio y el esfuerzo en general. Pero lo importante es para qué lo hacemos.

En eso Dios nos enseña que el servicio al prójimo en humildad es lo importante. También nos enseña que hay una sabiduría distinta a la sabiduría humana. Una sabiduría que desciende del cielo y es dada por Él. Que es pura, bondadosa y llena de compasión, dice la Biblia en la epístola de Santiago, en el capítulo 3. Es una sabiduría que viene de Dios y que se muestra en obras hechas con humildad.

¿Querés tener esa sabiduría? Es sabio buscarla en lo que Dios enseña. Ella se llama Jesucristo, porque la Biblia en 1º Corintios 1:24 nos dice que «Cristo es el poder de Dios y la sabiduría de Dios; y en Él están todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento» (Colosenses 2:3).

Conocer a Cristo nos hace querer ser parecidos a Él y ser más sabios en el mejor sentido de la palabra. Ser sabios para servir en humildad. Da sentido a lo que hacemos, a nuestros esfuerzos, nos invita al servicio en amor al prójimo, a abolir la arrogancia que entorpece la convivencia, nos hace vivir mejor, y a seguir la senda que Dios quiere.

(*) El doctor Enrique Biasotti, vecino de Colegiales desde hace varias décadas, es miembro de la Congregación Unida El Buen Pastor, de Federico Lacroze y Zapiola. Te invitamos a acercarte los domingos de 10.30 a 12 hs.

Deja un comentario