Deportes

«Cuando demolieron la que había sido la sede de Colegiales, lloré semanas…»

Días atrás publicábamos una nota, retrotrayendo la mirada hacia los tiempos en que el Club Atlético Colegiales tenía un fuerte arraigo para con nuestro barrio, ligazón que fue desintegrándose tras la mudanza de la institución al Bajo Munro. Dejábamos entrever que a varias décadas de aquellos acontecimientos, prácticamente no quedan hinchas del Tricolor en Colegiales. Sin embargo, pocas horas después de que subiéramos la nota a la página, nos escribió un vecino, conmovido porque el club de sus amores era nombrado en un espacio inesperado. Reconociendo la realidad que alude a esa pérdida de identificación que ha ido aumentando con el correr de los almanaques, Santiago Silva -el nombre del lector- contó su versión: «Qué emoción ver esta nota, soy uno de los pocos hinchas de Cole que quedamos en el barrio y es así: lamentablemente muy pocos saben la historia del club. Yo vivo acá desde que nací y de chico amaba decir adónde iba, que era de Colegiales, ese barrio chiquito que estaba entre Palermo, Belgrano y Chacarita. Siempre lamentaba no tener una cancha ni un club en el barrio, pero a los 12 años, cuando me enteré que ese mismo lugar que se ve en la foto (que por ese entonces era un taller de la Peugeot), había sido nuestra sede, desde ese entonces dije soy hincha de Colegiales sin siquiera saber adónde había ido a parar la institución. Así  fue que mi abuelo me contó que la cancha estaba en Munro, me llevó un sábado para allá y desde entonces el Tricolor es mi equipo, mi vida y mi pasión única, ya que no soy de ningún otro cuadro».

Álvarez Thomas 1047. En ese lugar estuvo el local-Capital del club, antes de convertirse en el taller de la foto.

Santiago nos envió dos fotos: por un lado, la de la fachada de Álvarez Thomas 1047 en años en que allí se encontraba el taller de la firma Peugeot, y que anteriormente había sido la sede capitalina del Tricolor: «Así lucía el frente hasta no hace muchos años, así era la sede de Cole hasta que cerró y fue tapiada, y luego utilizada por la concesionaria de enfrente. En 2008 si mal no recuerdo, fue demolida y lloré semanas…», confesó, con respecto al predio en el cual hoy se levanta un edificio.

Como tantos lugares emparentados con el ayer, el predio fue demolido y actualmente, es ocupado por este edificio.

En la otra foto (la que ilustra esta nota), se ve a Santiago en el estadio de Munro, junto a un emblema muy especial de la institución por la cual simpatiza: «Ese escudo de chapa de la foto, es el mismo que estaba sobre la puerta en la entrada de la sede de Álvarez Thomas, hoy, repintado, se lo colocó arriba de la salida que va desde los vestuarios al campo de juego», explicó, embuido en esa extraña mezcla de orgullo y melancolía que cualquier futbolero, sabe comprender muy bien.

1 comentario

  • Santi (Silva) no solo es un hincha fanático de Colegiales, sino una excelente persona. Conoce mucho de la historia de nuestro querido club y se desvive por el. Me gusta el reconocimiento que le hacen en esta nota. Abrazo.

Deja un comentario