Columnas

¿Nos hace bien vivir así?

Por Enrique Biasotti (*)

Todo ser humano necesita del cuidado de otros, en todas las edades, desde los más pequeños hasta los ancianos, pasando por cada etapa de la vida. Las personas interactuamos y nos necesitamos recíprocamente de alguna manera, aunque alguno se crea omnipotente o autosuficiente, engañándose a sí mismo.
Lo que también sucede es que el humano suele ser muchas veces descuidado y egoísta, no mira ni le importan las necesidades de otras personas. La indiferencia, suele tener un lugar de privilegio.
Ejemplos tenemos y sobran. La prepotencia en la conducción de un auto; tirar desperdicios en la vereda de un vecino, ruidos molestos, palabras hirientes e innecesarias, etc. La lista es larga y fea, pero reconozcamos que es una realidad de cada día, donde el “que me importa” está presente reiteradamente, y quizás tengamos que reconocer que en alguna medida-poco o mucho- en cada uno de nosotros.
¿Nos hace bien vivir así? ¿Es la falta de solidaridad, del cuidado del prójimo y de la creación de Dios -incluyendo personas, animales, plantas y medio ambiente en general-, algo que nos beneficia? Alguno puede creer que sí y que lo lógico es que cada uno se arregle como pueda, pero hay alguien que nos enseña que no.
Ese alguien es el mismo Dios, y para Dios cada uno de nosotros somos importantes y amados. Sí, aun con nuestros defectos Dios nos ama, y nos quiere cambiar para nuestro bien. Dios rechaza el pecado, no al pecador, y quiere que busquemos su guía y sus enseñanzas.
Porque todas y cada una de las personas son amadas por Dios, Él también quiere que cada uno sea cuidado y su vez cuidador. Dios es el primer cuidador de nosotros, aunque a veces no podamos entender o discernir sus propósitos. El conocido Salmo 23 de la Biblia, nos dice: “El Señor es mi pastor; nada me falta…Tu bondad y tu amor me acompañan a lo largo de mis días…”. Sí, Dios es nuestro cuidador. Su amor fue tan grande que nos dio a Jesús para que todo el que en Él crea tenga vida eterna. El, Jesús es el Buen Pastor, que dio su vida por sus ovejas. Otro Salmo de la Biblia, el 104 nos dice en el versículo 31: “¡El Señor se alegra en su creación!”. El Señor nos ayude para que el cuidado del prójimo y la creación de Dios sea parte de nuestra vida.

(*) El doctor Enrique Biasotti, vecino de Colegiales desde hace varias décadas, es miembro de la Congregación Unida El Buen Pastor, de Federico Lacroze y Zapiola. Te invitamos a acercarte los domingos de 10.30 a 12 hs.

Deja un comentario