Gente de Cole

El famoso clown inglés que vivió en Martínez 825

Resultaría complicado de entender en los días que vivimos, que un payaso de circo haya gozado de gran popularidad en nuestro país. Es que aquel oficio que en otras épocas tenía enorme predicamento, está hoy totalmente desactualizado. Sin embargo, a principios del siglo pasado Frank Brown fue grande entre los grandes en su profesión. ¡Y vivió en Colegiales! Lo hizo una vez retirado de las pistas. En una casa de Enrique Martínez 825, residió junto a su esposa Rosita por cerca de 20 años. Su fallecimiento se produjo en 1943 (el 9 de abril se cumplieron 75 años) y su antigua vivienda fue demolida en 1950. Más adelante, levantaron allí mismo un edificio de tres plantas que sigue de pie.


Frank Brown había nacido el 6 de septiembre de 1858 en Brighton, Inglaterra. De familia circense, precozmente siguió los pasos de su abuelo y de su padre. Como miembro de esa compañía artística, tuvo la oportunidad de viajar por el mundo, hasta que en 1884 decidió establecese en Buenos Aires, donde su éxito se prolongó al punto de recibir el mote de Rey de los Payasos. Sus acrobacias y simpatía eran admiradas por el público de todas las edades, que colmaba las graderías para verlo actuar, en diferentes períodos, ya sea en la compañía de los hermanos Carlo o junto a los famosos Podestá. Si bien en la Argentina se radicó, también continuó recorriendo el planeta, llevando sus destrezas a destinos tan lejanos como la India o el continente africano.
Ya lejos de los escenarios, desde 1924 se dedicó a disfrutar de su retiro en la apacible y tranquila Colegiales. Tras su deceso, fue sepultado en el Cementerio Británico de la Chacarita. Su brillante estela propició que una calle porteña fuera denominada Frank Brown: la única arteria de Buenos Aires que homenajea a un payaso, posee una cuadra de extensión y está ubicada en el Bajo Flores. Lindo hubiera sido que estuviese en nuestro barrio. De haber sido de esa manera, quizás los colegialenses de estos tiempos tendríamos más noción de quien era verdaderamente este ilustre personaje.

En la imagen principal, la vivienda reformada de Martínez 825, donde vivió casi 20 años. En el centro, el Frank Brown que hizo reír a chicos y grandes. Abajo, la pequeña calle del Bajo Flores, que se llama así en su homenaje.

Deja un comentario