Gente de Cole

Veinte vecinos y un aniversario

Larocca Propiedades nació en 1997. Con su casa central en Lacroze y Conde y una sucursal en Freire 1400, se ha constituido en una firma del rubro inmobiliario muy identificada con el barrio. Para celebrar sus dos décadas de vida, tuvo la buena idea de lanzar una revista a todo color a la cual denominó: «20 años-20 historias». Esta publicación que ha circulado por el barrio, reúne el testimonio de 20 vecinos, profesionales, artistas y comerciantes de fuerte arraigo en Colegiales. Una atractiva edición que destaca el esfuerzo de aquellos que a diario, y en forma anónima, procuran salir adelante pese a los obstáculos que interpone el complejo mundo de los argentinos.
A continuación resumimos mediantes algunas frases, los testimonios ofrecidos por estas personalidades barriales:


Ariel, dueño de Ferretería Freire (Freire entre Avilés y Olaguer): «Siempre fue una empresa familiar, donde trabajaba toda la familia y luego fue creciendo. A mí me encanta el barrio; el hecho de haber nacido acá hace que tenga un apego especial». La ferretería, festejó hace poco sus primeros 50 años.
Juan, antiguo empleado de la cerrajería Wolf Jack (Freire y Céspedes): «El barrio no es más lo que era; antes eran todas casas bajas; ahora hay un montón de edificios de altura que antes no existían”. Los comienzos fueron en «una casa vieja que tuvimos que remodelar cuando teníamos treinta años; no fue fácil».
Eduardo «Trivi» Del Torto, vecino de hace más de 50 años: «Los mejores recuerdos que tengo de Colegiales son de cuando era ‘barrio’, que se podía estar en la calle; mis dos hijos se criaron en la calle junto con los demás chicos».
Florencia, dueña de La Casa de las Bibliotecas (Aguilar y Crámer): «Tengo muchísimo amor por Colegiales, porque a pesar de no vivir acá, nos criamos en la vereda; incluso mis hijos van a “la escuelita”, que queda en el barrio».
Sabrina, dueña de una de las sucursales de Mangini (Freire entre Elcano y Avilés): «La gente mayor es la que más me gusta y la que es más fiel como cliente: son los que mantienen el espíritu del barrio; ellos nos comentan que vienen a la panadería desde hace muchísimos años, cuando pertenecía a los antiguos dueños».


Margarita Bali, dueña del estudio de danza que lleva su nombre y apellido (Zabala entre Zapiola y Freire): «Yo realmente vivo este barrio a full, no necesito salir; cuando voy al centro lo planifico con anticipación; toda mi vida está y estuvo acá».
Franco, dueño de Cerrajería Los Mellizos (Freire y Virrey Arredondo): «Arranqué en el garaje de mi casa, donde tenía las herramientas y un mostrador; a la noche corría todo y guardaba el auto».
Tony Valiente, artista: «Colegiales es mi madre, acá me hice; el Mercado de las Pulgas es mi hogar, estoy todo el día acá; es donde hago e hice todas mis obras».
Martina Gusmán, actriz y esposa del director Pablo Trapero: «El mejor momento del barrio en la semana es el domingo a la mañana, que generalmente salimos a caminar, buscamos algún lugar para desayunar. Me parece que es una linda opción, ya que es cuando está más tranquilo y con menos movimiento».
Alberto y Elvira, dueños del almacén La Primavera II: «Desde el 2002 que vivimos acá, y en todo este tiempo fuimos conociendo a los vecinos y nos fuimos encariñando. Cuando pasa el tiempo y dejás de ver a una persona que venía seguido te empezás a preocupar, porque es fuerte el vínculo que se genera (Elvira)».
Rubén (alias Willy), cafetero, pianista y ex boxeador: «Colegiales es, y ha sido, mi fuente de trabajo; yo desarrollo mi actividad por sus calles».
Freddy, dueño del puesto de diarios de Lacroze y Martínez: «Este trabajo me encanta, me permite hablar con gente que jamás hubiese conocido; me gusta mucho cuando la gente grande me cuenta historias del barrio, de cómo era y de las cosas que cambiaron».


Además de estos testimonios, también se encuentran el de Alberto (bicicletería De Felice, de Superí y Olaguer); Carlos (Mosaicos Moltrasio), Roberto (Restaurante Bambi, de Avilés y Freire), Ariel (Bar Conde, de Lacroze y Conde), Julio (Pastas Conde, de Conde entre Teodoro García y Lacroze), el escritor Guillermo Martínez y Pablo Larocca, miembro de la misma agencia de bienes raíces que editó la publicación.

Deja un comentario