Actualidad

Demasiado tarde para lágrimas

El viernes 27 de abril, la marcha que centenares de vecinos realizaron entre la esquina de Jorge Newbery y Crámer y la seccional 31, en reclamo de mayor seguridad, fue la consecuencia de la agobiante situación de un sector del barrio que está a merced de los malvivientes. Esa noche Colegiales dijo ¡Basta! tras el ataque a una adolescente debajo del Puente Concejal Pedro Bustos. Era, sin dudas, la gota que rebasó el vaso.


Quizás mucha gente se enteró ese día, gracias a la cobertura de medios periodísticos de alcance nacional, acerca de las lamentables condiciones en las que se halla el bajo puente: una zona abandonada y oscura, caldo de cultivo para la acción y el escondite de vándalos. Pero por más que parezca algo reciente, las quejas enfocadas hacia este sitio son muy antiguas. La Asociación Civil Colegiales lo había hecho saber pero llevaba ya una década sin respuestas oficiales. Es que allí en una época, funcionó una dependiencia comunal y el centro de jubilados Alondra, que se vieron convertidos en tierra de nadie cuando no sabemos por qué razón, desalojaron las instalaciones.
Hace un tiempo, tuvimos la oportunidad de recorrerlas a plena luz del día y documentamos mediante varias fotos su lastimoso estado. Mediantes aquellas imágenes, ilustramos esta nota.


Los vecinos reclamaron en vano su reapertura: «La subsede contaba con dos baños kichinette, y unos 100 m2. A su vez permitía realizar consultas sin tener que trasladarse hasta la Comuna 13. Pero lo más importante, la gente y gran cantidad de niños que transitan a diario por allí, podían cruzar por el bajo puente y por esa zona de forma segura. Pero cuando los funcionarios no escuchan, inevitablemente las desgracias terminan sucediendo. Similar situación de inseguridad tiene el paso peatonal del túnel de Lacroze, cuyas cámaras nunca fueron activadas, a pesar de los muchísmos reclamos de los vecinos y las promesas del ex Ministro Chain en las audiencias publicas», expresó la Asociación este un comunicado que resumimos.

Apenas tomaron estado público los sucesos de fines de abril, ahí sí, se procedió a colocarle faja de clausura al acceso al bajo puente. Pero claro, como suele pasar, ya era demasiado tarde.

Deja un comentario