Columnas

Sobre la visita de Taty Almeida a Colegiales

Hace pocas horas publicamos una noticia acontecida el 23 de marzo: la visita de Taty Almeida a la escuela Nº 13 Raúl Scalabrini Ortiz, de la calle Conde entre Santos Dumont y Concepción Arenal. La nota también fue subida a nuestro sitio web y minutos más tarde, a la cuenta de facebook. Como era de esperar, tuvo sus repercusiones en la red social. Transcribimos uno de dichos comentarios, firmado por Emilce Arévalo: «Me asquea pensar que esa mujer va a adoctrinar a niños a esa escuela!!!! Y con el pañuelo que identifica a las abortistas!!! Están ella, las autoridades del colegio y ustedes La Voz de Colegiales, corrompiendo la mente de esos inocentes?? Mezclándoles las ideas??? Si ustedes adultos la admiran y le creen como a un profeta y los niños les creen a ustedes entonces los niños creerán entre otras cosas que el aborto es algo admirable, me horroriza!!!! Dejo de seguirlos, Voz de Colegiales».
Sin ningún ánimo de polemizar con Emilce, de parte de la dirección de esta revista, caben formular algunas reflexiones:
-En la nota omitimos aclarar que el pañuelo verde de Taty Almeida, es el símbolo de la «campaña nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito». Por un infortunado grado de desinformación/despiste mencionamos que la Madre de Plaza de Mayo llevaba una gran cinta verde, pero sin hacer referencia a lo que esto significaba.
-La finalidad de la nota era simplemente la de informar, sin ningún tipo de tendencia política, sobre de la presencia en nuestro barrio de un personaje público como Taty Almeida. A quienes entiendan lo contrario, humildemente les solicitamos que la relean y comprueben que no hay mensaje alguno más allá del de la mera información.
-Lo que nos preocupa, y aquí hacemos la correspondiente autocrítica, es que se nos haya pasado por alto que Almeida estaba llevando a la escuela su posición ante el aborto. Y aquí es donde debemos agradecerle a la lectora, que nos haya hecho notar nuestra equivocación.
-Esto no significa que cualquier ciudadano no pueda tener una opinión formada y el derecho a difundirla como le plazca, mientras así se lo permitan. Almeida, posee su posición y como tantas otras personas, enarbola su campaña por los diferentes rumbos hacia los cuales se dirige. Nos hace ruido, eso sí, que sea también en una escuela primaria. Pero de todas maneras no deja de ser una opinión muy personal de quien esto firma.
-De nuestra parte, también tenemos una postura ante el tema de «aborto legal, seguro y gratuito». Es una postura contraria, por la simple razón de que cuando se habla de una mujer embarazada -sea cual fuere el tiempo de gestación- ya no se trata de una persona, sino de dos, pues dentro del vientre materno hay otro ser viviente con su propio ADN, al que un aborto, legal o no, estaría matando. Hacemos hincapié en que ya no es una persona únicamente. Son dos. Y esto, parece que no todos quisieran tenerlo en cuenta.
-Ante la observación de Emilce y la omisión cometida, consideramos que había cuatro caminos a seguir: 1) Dejar todo como estaba. 2) Quitar la nota de la web. 3) Dejar la nota pero sacarle cualquier frase que hiciera alusión al pañuelo verde (algo así como «lavarse la manos»). 4) No modificar ni una coma del texto original y, en un texto aparte, admitir el error/omisión y fijar nuestra posición. Finalmente, tras haberlo analizado fríamente, optamos por la alternativa número 4, cuyo texto, es el que ustedes, estimados lectores, acaban de leer.

Pablo Wildau
Director

Deja un comentario