Barrio Mío

«La Algodonera» tiene su historia

Los vecinos de Colegiales y Chacarita a menudo oímos hablar de la manzana comprendida entre Álvarez Thomas, Córdoba, Concepción Arenal y Santos Dumont, como «La Algodonera». Esta enorme manzana está ocupada por un complejo de departamentos, oficinas y el hipermercado Plaza Vea sobre la avenida Córdoba. Es decir que hoy por hoy, La Algodonera ya no es más que un recuerdo. Sin embargo, ha sido tan fuerte su paso por el barrio, que los más veteranos la recuerdan bien y los jóvenes que se interesan por el sitio donde viven, seguramente tendrán cierta noción de lo que ha significado esta mega-empresa para esta zona de la Capital en el siglo pasado.

Una imagen muy antigua de su fachada, probablemente, en la década del ’20.

Nacida a mediados de los años ’20, su época de esplendor tuvo lugar en las décadas del ’30 y ’40, al compás de una expansión productiva que en la Argentina abarcó gran variedad de rubros. La Algodonera, así como sus vecinos Molinos Minetti y el Mercado de Dorrego, llegó a contar con los servicios de un ramal del FC Mitre, que desprendiéndose de su traza original penetraba en la playa de maniobras para abastecer a estos tres gigantes. La Manufactura Algodonera Argentina -su nombre oficial- funcionaba las 24 horas y empleaba a miles de obreros que trabajaban en tres turnos rotativos de ocho horas. En sus alrededores, propició el crecimiento de un polo comercial conformado por negocios, bares y restaurantes.

El edificio abandonado, a fines de los ’90.

La materia prima altamente inflamable que utilizaba, provocó más de un incendio. Uno ocurrido a fines de los Cuarenta fue enorme magnitud, a tal punto que parte del edificio quedó tan maltrecho que fue necesario dinamitarlo para construirlo nuevamente. Esta operación se llevó a cabo ante la mirada del vecindario, que se reunió en las inmediaciones para observar el acontecimiento. Las viviendas aledañas fueron desalojadas a fines de evitar posibles accidentes por la onda expansiva de la explosión.

En 2000 avanzaba su reciclado y ya funcionaba un supermercado en la planta baja.

Según opinó Jorge Boullosa en su libro «Para una historia de los barrios de Chacarita y Colegiales», la Segunda Guerra Mundial favoreció el desarrollo de la industria en nuestro país, y el progreso de la MAA ha sido una consecuencia de lo que se dio en todo el territorio nacional. «Los países involucrados en el conflicto, concentraron todo su esfuerzo industrial en la industria bélica, y dejaron de producir infinidad de productos de los que nos proveíamos. Hubo que reemplazar aceleradamente esas importaciones y producirlas en el país. Las industrias se instalaron en los grandes centros urbanos: Bs. As., Rosario, Córdoba. La necesidad de mano de obra fue superada por la oferta local de esos centros y se fomentó así una emigración interna desde las zonas rurales».
Con esta llegada masiva de provincianos a la Capital Federal, «se agudizó el problema de escasez de vivienda y la solución espontánea fue la formación de las villas miseria», observó Boullosa. Una de estos asentamientos, fue levantándose junto a la Algodonera. Era, claro está, la villa de Colegiales, formada en los ’50 y erradicada por los militares en 1978.

El «hiper» Plaza Vea se instaló en la década pasada.

La MAA no duró mucho más. La situación mundial ya no era la misma y así como el proteccionismo interno había favorecido la proliferación fabril a mitad del siglo pasado, 30 años después la apertura indiscriminada de los productos importados, la arruinó. En relación específica a la Algodonera, «la aparición de fibras sintéticas fue disminuyendo la demanda de hilados y telas de algodón que la fábrica producía», explicó Boullosa. A principios de los ’90, dejó de existir y a su planta se le dieron diversos usos. Finalmente, se recicló para transformarse en lo que es hoy. Y a pesar de que el complejo ya nada tiene que ver con el primitivo, se lo sigue llamando, sencillamente, La Algodonera.

Otra imagen del viejo edificio, antes de ser transformado en un conjunto de lofts.

Comentarios

  • Mi abuela trabajó en 2 periodos diferentes en los años cuarenta; antes y después de uno de los incendios. Me contaba de la villa: iba desde Álvarez THomas, detrás de la ALgodonera hasta las vías del Ferrocarril Mitre y el acceso al agua potable estaba en lo que hoy es la plaza Mafalda. Lo que no dice el artículo es que en los noventa todavía la fábrica producía ( había días en que emanaba de ella olor a huevo podrido) y vendía sus productos ( sábanas, toallas, manteles) sobre la Av. Córdoba. Viví junto a mi familia desde 1986 hasta 2008 en una de las torres amarillas que pueden observarse en las fotos. Que recuerdos!!

  • Yo vivi en Alvarez Thomas en diagonal con la esquina de Manufactura Algodoner Argentina entre los años 1942 y 1947. Vivi el gran incendio. Mi padre trabajo en la fabrica. Yo inicie mi primer grado en la escuela Bernando O’higgins de Fedrico Lacroce y me bautizaron en la Iglesia San Pablo. Que linfos recuerdos de amigos del barrio

  • Yo vivi en Córdoba entre Santos Dumont y Y Jorge Newbery, alli nomas , recuerdo haber estado jugando con los chicos del barrio y hablando con el sereno que estaba en la algodonera un viejito flaco, A la hora de subir a la casa a cenar,Escuchamos sirenas y sirenas de bomberos; Nunca entendí la magnitud de ese incendio ya habíamos visto otros que se veían las llamas desde la terraza de mi casa terrible, hoy tengo ochenta y un años y recuerdo todo , nos sacaron de allí porque dinamitaron la pileta de natación que tenían arriba los empleados , fue una estrategia para utilizar el agua para apagar de una vez ,el incendio. Vi sacar en una camilla como si fuese un paquete nomas al conscripto que buscaban después de muchos días, fue algo terrible ,Hoy paso algunas veces por allí y jamas podría entrar al supermercado .
    También me casé en San pablo, fui a la plaza De los Andes. fui a la pizzeria d Capri y al dopolaboro, Vivi allí hasta el año 1957.

  • Yo me crié e Arguibel y Córdoba a 4 cuadras de la Algodonera. Fui también a jugar a la plaza los Andes, iba al cine y teatro Regio y conocí el campo donde estuvo la Villa cuando era libre hasta Molinos Río de La Plata, como las quintas de Niceto Vega y Carranza,y la de Loyola y Fitz Roy, el puente vehicular que estaba en Niceto Vega hasta fitz Roy y por debajo pasaba un tren que pasaba por la estación Chacarita del ferrocarril San Martín, hasta molinos Río de La Plata en Colegiales, iba a la iglesia (bautismo, comunión, casamiento), Resurreccion del Señor en Dorrego al 800, a la heladería Di Napoli en Córdoba y Dorrego, y también conocí el Mercado Dorrego hoy mercado de las pulgas y vi más de un incendio de la Algodonera Argentina, era escuchar las sirena de bombero y decir : se incendia la algodonera y el comentario barrial que después de cada uno de ellos
    hacían un piso más, hasta el último, muy grande , creo que 1951, se cayó una pared sobre la calle Santos Dumont y quedaron sepultados varios bomberos, ahí coincido con Juana Radice que nos sacaron de las casas porque dinamitaron la pileta. Viví en la zona desde 1944 hasta 1968

  • Como nieta del presidente del Directorio durante décadas necesito aclarar que la Manufactura se llamaba MAASA y su xartel estaba en la ochava de Concepción Arenales y Cordoba, cuando pasabas por la Av. Córdoba vibrabael suelo. Además de pileta y jardines tenía una cancha de Paleta. Sobre la calle Santos Dumont había otro edificio de menor tamaño donde funciobaba : servicio médico, guardería, comedor, y proveeduria de alimentos y telas y blanco para todos los empleados. Además en Pilar había una quinta con habitaciones, piletas, jardines, colonia de vacaciones y un montón de comodidades para todos sus empleados, fueran jerárquicos o no. Un orgullo pertenecer a una familia que hizo historia en MAASA!

Deja un comentario