Actualidad

Homenaje en el Club Colegiales, a 40 años de su desaparición

En la tarde del sábado 2 de diciembre, se realizó un homenaje en memoria de Damián Cabandié y Alicia Alfonsín, al cumplirse 40 años de su desaparición. El acto, del que participaron unas 300 personas, consistió en la colocación de una baldosa a escasos metros de la sede del Colegiales, institución en la que se conocieron los jóvenes.

Esto dice la baldosa, firmada por Barrios por Memoria y Justicia.

Si bien la fecha en la que se produjo la desaparición de ambos fue la del 23 de noviembre de 1977, el homenaje tuvo lugar algunos días después, con la presencia de Juan Cabandié, hijo de la pareja secuestrada durante la dictadura militar y uno de los tantos nietos recuperados por Abuelas de Plaza de Mayo. Dos de ellas, Muñeca -abuela paterna de Juan- y Delia, estuvieron presentes en el club, al igual que numerosos familiares, amigos y compañeros de miltancia de Cabandié.

El sitio exacto donde fue colocada, en momentos previos al acto.

El propio diputado nacional resumió la historia de cómo se conocieron sus padres: «Alicia jugaba al básquet en el club. Damián y otros compañeros comenzaron a reunirse acá cuando los militares eliminaron una Unidad Básica de la calle Zabala. En el club se enamoraron y planificaron tener su familia. Al tiempo los secuestraron. A él se lo llevaron cuando volvía del trabajo que tenía en Entel y a ella, el mismo día, de la casa que compartían en la calle Solís».

Carlos Funes, presidente de Colegiales, y un gesto cariñoso para con Juan Cabandié.

Cuando eso sucedió Damián contaba apenas 19 años y Alicia -que ya estaba embarazada- con 17. Juan nació en la ESMA, en marzo de 1978. Lo separaron de su madre biológica a los 22 días y un ex agente de la Policía Federal, lo apropió incorporándolo a su familia.
Durante 25 años vivió con una identidad que no era la suya. Pero cuando comenzó a sospechar, se dirigió a la sede de Abuelas y en 2004 descubrió la verdad. «Para reconstruir la historia vine muchas veces al Colegiales, porque este ha sido el club y el barrio de Damián y Alicia», le dijo Cabandié, conmovido, a la multitud que lo escuchaba.

Delia y Muñeca, dos Abuelas de Plaza de Mayo, junto a Roberto Hassán, ex presidente del club.

Entre toda esa gente, estaba una señora que había sido compañera de básquet de su mamá. Fue una de las tantas sorpresas que él y sus seres queridos, tuvieron a lo largo de una jornada emocionante.

La reunión desde otra perspectiva. Mucha gente se dio cita el sábado por la tarde.

Deja un comentario