Actualidad

Crámer y Palpa: la entrada a la estación que jamás se inauguró

Las obras en la estación Colegiales y alrededores comenzaron a mediados de 2015. En aquellos días se clausuró por un tiempo el edificio principal a fines de refaccionarlo por completo, al igual que en otras estaciones del Ramal Mitre. El andén provisorio estuvo del otro lado de Federico Lacroze, hasta que poco más de un año más tarde, el sitio original fue rehabilitado, sufriendo varias reformas. Una de ellas -bastante cuestionada, por cierto- fue la desaparición de la histórica casona que servía de refugio central, a la cual reemplazó una estructura considerablemente más pequeña.
En los alrededores de la estación se introdujeron mejoras mediante algunas obras hechas a lo largo de todo 2016. Sin embargo, ciertas modificaciones quedaron a mitad de camino. Por ejemplo, el acceso/egreso de la estación por el lado contrario a Federico Lacroze. Si bien se construyó un habitáculo para que cumpliera con dicho propósito, en el año que lleva allí, jamás se lo puso en funcionamiento. Esto provoca que exista sólo un lugar para llegar hasta el andén, el de Federico Lacroze, ya que la antigua puerta de Teodoro García ha sido eliminada.
Esto ha generado tanto malestar entre los usuarios, que un vecino creó una petición en la plataforma Change.org, con el objetivo de juntar firmas electrónicamente. La misma indica: «Hace meses esperamos la apertura del ingreso a la estación a la altura de la calle Palpa. Tenemos varios colegios en zona, algunos con niños con dificultades motoras que deben hacer varias cuadras de más para poder subir al andén. Todos los reclamos no tuvieron respuesta y hoy, la puerta de entrada cerrada es alojamiento de gente que se emborracha, droga, hace sus necesidades y asalta a los vecinos; además de ensuciar, pintar y romper las instalaciones nuevas del ferrocarril que pagamos todos con nuestros impuestos. Es hora de que nos den una solución, es hora de dejar de llamar a la policía todos los días para que venga a asistir a los vecinos por un sitio que debería estar cuidado y protegido por personal del ferrocarril. Cabe aclarar que, al no estar terminado, cualquiera puede CAERSE A LAS VÍAS DEL TREN. POR FAVOR, FIRMÁ EL PETITORIO, LOS VECINOS Y TODOS LOS USUARIOS MERECEMOS RESPUESTA».
En los alrededores de la estación los trabajos inconclusos saltan a la vista de cualquier transeúnte. Uno de ellos, acaso el más notorio, es precisamente la no apertura de la entrada de Palpa. Para firmar el petitorio, hay que clickear sobre el siguiente enlace:
https://www.change.org/p/trenes-argentinos-ramal-mitre-apertura-urgente-estaci%C3%B3n-colegiales-entrada-palpa-y-cr%C3%A1mer/fbog/832330792?recruiter=832330792&utm_source=share_petition&utm_medium=facebook&utm_campaign=share_petition&utm_term=184269

Aquí estaba el histórico acceso al edificio por Teodoro García, que fue eliminado al igual que el refugio original de la estación Colegiales. 

 

Deja un comentario