Actualidad

El Gobierno busca asfaltar ciertas calles adoquinadas

Baches emparchados en Enrique Martínez y Céspedes.

Los estadísticas señalan que todavía quedan cinco mil cuadras empedradas en suelo porteño. Y específicamente Colegiales aún conserva unas cuantas. Si bien existe una ley que las protege, el Poder Ejecutivo tiene la intención de modificarla, y en función de ello, ha enviado a la Legislatura un proyecto que le permitiría hacerlo.
Las calles en las cuales se pretende quitar completamente el empedrado, son aquellas donde los parches de asfalto  han superado al suelo original. Allí, las autoridades del Gobierno porteño persiguen el objetivo de realizar el pavimentado completo y eliminar las piedras que haya.
En nuestro barrio, por ejemplo, podría verse afectada la traza de Cramer entre Elcano y Lacroze; la de Virrey Olaguer entre Delgado y Crámer; o la de Benjamín Matienzo entre Conde y Freire, por citar sólo algunos de los tantos casos.
De todos modos, tanto en éstas como en otras calles, siempre sería necesario comprobar si, efectivamente, la superficie asfaltada con arreglos, es mayor a la del empedrado que se halla por debajo.
La finalidad del Gobierno apunta a reutilizar los adoquines que sacarían, para reparar las calles, construir caminos en plazas, o bien para reducirlos y hacer baldosas. Pero por ahora, la normativa sólo contempla que sean usados para el primer fin.

En Colegiales, el último reemplazo extenso de pavimento en lugar de adoquines se dio a principios de esta década, a lo largo de Conde, entre Elcano y Federico Lacroze.

1 comentario

Responder a Hugo Pérez X