Gente de Cole

Chau Gabinat, gracias por todo

Veinte años hacía que la panadería Gabinat se había instalado en Zabala entre Delgado y Martínez. Allí, Mary y su esposo habían recalado después de haber tenido un local de similiares características en Villa Urquiza. ¿La denominación? Una conjunción de los nombres de sus hijos, Gabriel y Natalia.
A lo largo de dos décadas armaron una nutrida clientela y eran muy queridos en el barrio. «Pero las cosas están difíciles», se lamentaba la señora, hace ya un tiempo. De todas maneras, ella seguía poniéndole una sonrisa y su simpatía a la adversidad. Pan de todo tipo, confituras, facturas, tortas caseras, empanadas caseras, cremona, bay biscuits… Todo eso fomaba parte de su generosa oferta, en una cuadra residencial, tranquila y destacada por la completa ausencia de locales comerciales. Claro, con excepción de Gabinat.

panaderia_Zabala
Un día de octubre, la fachada amaneció diferente que en las dos últimas décadas. Cortinas blancas cubriendo el interior y carteles anunciando un cambio de dueño, indicaban que Mary y su familia ya no estarán. La marquesina azul también fue quitada. Los letreros siguen anunciando: «Reabriremos pronto». Desde este espacio, valoramos y agradecemos a los dueños salientes sus años de servicio en el barrio y hacemos votos para que la vieja panadería -aunque ahora con otro nombre- logre cumplir con las expectativas generadas.

Deja un comentario